Blogia
LEE TAMARGO

UNA AMIGA FIEL: Capítulo VIII

UNA AMIGA FIEL: Capítulo VIII

Capítulo VIII
UNA AMIGA FIEL

 

        Era necesario atravesar la Bahía para alcanzar el Cabo Velas y cuando la marea estaba baja ello conllevaba un notable retraso, obligados a bordear la Canal; si la marea era viva podía hasta duplicarse el tiempo a invertir en cubrir la travesía. Una vez en la orilla el acceso a la playa del Mediodía era posible gracias a un pasillo de roca exterior al acantilado, a través de la Cueva de El Francés. La bautizaron así a causa de un biólogo galo que habitó esos lares mientras estudiaba las colonias de aves y la flora autóctona de la zona, quizás, eso sí, en contacto demasiado directo con los elementos del estudio. Fue así que la cueva sirvió de hogar y despacho para elaborar sus informes de campo. Entre los lugareños, sin embargo, El Francés fue considerado primeramente como un náufrago y, después de observada su inhabitual conducta, como un loco y estrafalario vagabundo, pues sin abandonar nunca las fronteras impuestas entre aquellos islotes, deambulaba semidesnudo, solitario, cobijado en la gruta y sin que nadie pudiera explicarse de qué se alimentaba y cómo pudo aguantar tanto tiempo en tales precarias condiciones. Un día desapareció sin más, ya no se le volvió a ver. Nadie frecuentaba la playa del Mediodía, algún pescador que se acercó aseguraba que las gaviotas soportaban con indiferencia la presencia humana.

    Era el único pasajero de aquel último trayecto de la tarde y, de un salto, me apeé cuando la lancha vadeaba lenta y próxima a los islotes. La cortina de lluvia no iba a convertirse en impedimento para intentar llevar a cabo mi inicial propósito y, resuelto, ahora que la tarde regalaba una tregua de luz, me apresté a recorrer el acantilado con objeto de conocer el lugar exacto donde tuvo lugar el accidente de mi padre. Ni rastro de restos del vehículo entre las rocas ni en la playa. La pared escarpada caía a pico sobre el mar, entre puntiagudas aristas, desde la estrecha pista que ascendía en sinuosas curvas que esquivaban el desnivel. Sin duda, un lugar inapropiado para conducir un vehículo y, sobre todo, de noche. No hacía mas que preguntarme lo que atrajo a mi padre hasta ese apartado paraje, debió ser algo lo suficientemente importante para merecer el riesgo. Desde allí, me dejé cautivar por el panorama idílico de las gaviotas en la playa, me llamó la atención su elegante vuelo entre las olas y, contemplando el arte de las acrobáticas piruetas con que adornaban el cielo, así, hermanándome al mar, me dormí en la playa, tendido y amparado en la cálida arena, recostado entre las rocas, hasta que sobre el cielo desteñido del atardecer unos nubarrones cenicientos acompañaron, fríos, a un viento ahora más impetuoso.

   Fue el azote del viento en el rostro lo que me despertó. La arena de la playa también había perdido su cálido manto original y, despojado de su abrigo, incómodo y molesto, me incorporé presuroso con la determinación de poner mis pasos rumbo de vuelta a la población.  Me había alejado demasiado y ahora la lluvia se animaba en conquistar cada resquicio de tarde. Las botas mojadas, pesadas por el agua, dificultaban la subida por el acantilado arriba y la marcha rápida por senderos adivinados, casi inventados al borde mismo del acantilado.

    Un graznido ronco de gaviota me advirtió del peligro, del precipicio cercano. Pude vislumbrar a través de la película de agua que me bañaba la cara, la silueta gris del ave planeando lento a mi lado, casi a la altura de mi hombro. Instintivamente, desviándome en cuatro largas zancadas, arriesgadas, topé con el camino vecinal, ahora embarrado, que enlazaba con la carretera comarcal. Aún me separaban de Claridades varios kilómetros y tuve que realizar a pie el trayecto hasta el apeadero más próximo, mientras la lluvia arreciaba fina y tímidamente. Cuando el autobús llegó a las inmediaciones del barrio de pescadores la tarde dejó paso de nuevo a un brillo tenue que alegró las calles empedradas, vacías de gentes.

   Ya en la habitación del hostal, en La Taberna, me desembaracé de la maltrecha vestimenta y, cansado por la carrera y la llovizna incesante, me dejé caer rendido en la cama, me cubrí con las mantas hasta el mentón y aún pude observar el agrisado tono del cielo que asomaba por la ventana del ático. Después, en apenas un instante, me quedé de nuevo dormido, exhausto, profundamente. Como entre sueños reconocí el acantilado que momentos antes había recorrido en distraído paseo. Observé las oscuras rocas de aristas arrugadas y el estrecho sendero de arena que bordeaba el canto de la costa. Podía escuchar el rumor cercano del mar y los graznidos de las gaviotas de sonora estridencia, saludándome allá arriba. La tarde llegaba a su fin y, en bandadas, las aves regresaban hacia el este, a su hogar. El islote de Los Pájaros flotaba entre el dorado tono del oleaje como un paraíso perdido, un nido prometido.

   ...Allí estaba la gaviota, azuladamente gris, posada en la repisa de su ventana, recortada sobre el tamiz nublado, pero calmo del cielo. La gaviota me saludaba, me preguntaba qué tal estaba, cómo había ido todo, si ya me encontraba a salvo. Se preocupaba por mi bienestar, antes al borde del acantilado y, ahora, cómodo, recostado en el lecho. Así, desplegó sus alas en lento batir y abandonó la ventana para reemprender el vuelo...

    Me pareció haber escuchado cómo me hablaba el ave. Me pareció haberla visto allí, en la cornisa, despidiéndose para reiniciar su viaje y remontar hacia lo alto... Me pareció contemplar su sonrisa mientras aleteaba alegre, firme, majestuos

 

 

a... 


.

(CONTINÚA... En Capítulo IX)

*De la NOVELA "El Cantor De Olas", (c) Luis Tamargo.-

http://elcantordeolas.galeon.com/olas08.htm

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Corazòn... -

Los repasos siempre son buenos... Hacer, lo q nos hace sentir bien...eso es lo mejor!!!
Saludos y buen dìa.

;o)

Lyzzie -

Mañana te leo con más calma y menos sueño, que no quiero perder detalle de esta historia :)!! Besos!

LeeTamargo -

...La historia sigue adelante. He encontrado un par de cosillas que rectificar, pero hasta que no vuelva al locutorio no quedarán al día. ¿Sabes?, me está sirviendo este blog para repasarla de pe a pa... No ha sido mala idea, no. Gracias por estar ahí, Corazón! TE SALUDO:
LeeTamargo.-

Corazón.... -

Q maravillosa!!!

Sigue interesante... admiro la capacida de escritor...

Un saludo.

;o)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres