Blogia
LEE TAMARGO

Poema: LA LLUVIA

Poema: LA LLUVIA LA LLUVIA

Le dijo el río de piedra
a la noche de agua:
Quiero cantarle a la alborada !
...Una nana durmió al búho.
Y sin que nadie lo oyera
se desperezó el rocío.
Está bien, le contestó seria,
pero obedece a la estrella de plata
que parpadea silencios.
Y así transcurrió el pacto
entre la noche y el alba.
Fue en un día de verano
y tampoco nadie supo cómo...


*(De "POEMARIO DE RUMBOS",
Luis Tamargo).-
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

LeeTamargo -

...Me alegra lo hayas sentido así, Hechi! Gracias.
SALUDANDO: LeeTamargo.-

Hechi -

Qué visual...sencillamente bellísimo!!!
Besote

LeeTamargo -

...Te faltó, Comella, poner el título de este lluvioso poema. Creo que echo en falta algo de sol...
GRACIAS A TI:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Gracias, amiga, no hay nada como un poco de brisa después de la lluvia, cuando pueden contemplarse las estrellas.
SALUDANDO, BRISA:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Bueno, Lyzzie, mejor no le tientes, sabes que te lo agradezco. Aunque tampoco le sentaría mal un poco de poesía, ¿te imaginas? OK!
TE SALUDO: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Sí, Corazón, con tanta lluvia y tormentas me animé al fin a subir este poema. Al menos así se nota el lado poético. GRACIAS:
LeeTamargo.-

Comella -

Cómo resbala el agua por mi espalda!
¡Cómo moja mi falda
y pone en mis mejillas su frescura de nieve!
Llueve, llueve, llueve.

Y voy, senda adelante,
con el alma ligera y la cara radiante.
Sin sentir, sin soñar,
llena de la voluptuosidad de no pensar

Un pájaro se baña
en una charca turbia. Mi presencia le extraña.
Se detiene... Me mira... Nos sentimos amigos...
¡Los dos amamos mucho cielos, campos y trigos!

Después es el asombro
de un labriego que pasa con su azada en el hombro.
Y la lluvia me cubre
de todas las fragancias que a los setos da Octubre.

Y es, sobre mi cuerpo por el agua empapado,
como un maravilloso y estupendo tocado
de gotas cristalinas, de flores deshojadas
que vuelcan a mi paso las plantas asombradas.

Y siento, en la vacuidad
del cerebro sin sueños, la voluptuosidad
del placer infinito, dulce y desconocido,
de un minuto de olvido.

Llueve, llueve, llueve,
y tengo, en alma y carne, como un frescor de nieve.

JUANA DE IBARBOUROU

Feliz fin de semana a todos,un beso :)*

Brisa -

Lee, esa noche de agua, y esa estrella de plata, se han instalado en mí corazón, junto con tus letras, es muy bonito, me sumo al comentario de Lyzzie. Un abrazo :)

Lyzzie -

Precioso :)! Un día de estos haré un pacto con el diablo para que nunca deje que tus escritos queden fuera del alcance de los demás ;)!

Corazón... -

Precioso poema, acompañado de esas nubes volátiles...

Saludos!

:o)
;o)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres