Blogia
LEE TAMARGO

UN SEÑOR DE GRIS

UN SEÑOR DE GRIS Ahogó el temblor de la noche con otro trago, pero las rayas del paso cebra bailaron como las teclas de un acordeón. Casi al final trastabilló con el borde de la acera y, sin caer, consiguió abrazarse a la farola salvadora que salió a su encuentro. No había tráfico ni gente paseando a aquellas horas. Algunas estrellas parpadeaban, pero hacía tiempo que había dejado de mirar hacia arriba. Divisó la silueta metalizada de la estatua a la entrada del parque, tras el seto contiguo estaba su campamento, aunque ya no recordaba desde cuándo. Dirigió sus pasos tambaleantes hacia la escultura y por fin se sentó a sus pies, aliviado de haber llegado con la botella intacta. Aquella no era su ciudad, pero hacía tantos años que vivía allí que ya no quería acordarse de la otra casa que perdió, ni de su esposa, ni del trabajo. Aunque quizás no fuera ese el orden y primero le abandonó ella y luego se entregó a beber sin cuidado... Sólo a él se lo había contado todo, al paciente personaje de aquella estatua desconocida, venerada en su silencio, pero también por ello confiable.
A veces le parecía estar hablando a voz en grito, pero lo cierto es que mantenía una conversación interior consigo mismo, hablaba y se hablaba, sin orientación, para volver al comienzo de una rueda donde resultaba imposible discernir el final. Por eso bebía, para dejar de escuchar la continua perorata, para evitar descubrir que su sordera venía de adentro. Podía estar durante horas contando sus penas a aquella estatua aunque sólo la estuviera mirando, pero ella le escuchaba atenta, sin perder detalle, condoliente y seria, prestándole el mínimo honor merecido. Incluso después, a lo largo de la jornada, sin importar por dónde vagaran sus pasos, la tenía presente y comentaba sus devaneos, para luego de regreso retomar el asunto con un familiar: “...Ya te dije, amigo, que no era ese el camino, pero aquí hemos llegado”.
Apuró un trago más, apoyado de espaldas a la estatua con las piernas estiradas hacia el seto, antes de guardar la botella bajo el gabán. Eran muchas voces las que se agolpaban en su cabeza mareándole, pero un sexto sentido le advirtió que aquellas que vociferaban con estridencia venían del exterior... Fue ese mismo sentido el que le despertó de repente a una realidad olvidada, sabía que corría peligro, se lo habían contado en las calles del centro, donde seguir viviendo así para algunos de los que conocía se había convertido en un infierno. A su amigo Jonás le quitaron de en medio el pasado invierno, mientras dormía envuelto entre cartones...
-¿...Qué te dije, amigo? –increpó a la estatua, reclinándose resignado a sus pies, incapaz de mover un músculo.
Las voces aumentaron el tono agresivo a medida que se aproximaban y ahora sumaban a los improperios el ruido de porras y cadenas... Todo le daba vueltas demasiado aprisa para entender o para tratar de hablar.
Cuando regresó del fondo de la noche lo hizo poco a poco siguiendo el rastro de una pregunta:
-¿Está usted bien, oiga...?
A su alrededor las sirenas luminosas de las ambulancias anunciaban una mañana distinta. El agente volvió a preguntarle, en cuclillas junto a él, mientras otros policías examinaban el resto de los cuerpos diseminados por el parque. Uno de los inspectores se acercó a ellos, observó las huellas de sangre que salpicaban las botas y el sable de la estatua del Libertador...
-No ha podido ser él, está como una cuba... -explicó el agente.
-Todos presentan herida de arma blanca, muertos, no ha quedado ni uno... ¡Vaya refriega! ¿Puede respondernos?
-¿...Oiga, qué ha pasado aquí?
-...Ellos vinieron a por mí, no les hice nada. Venían a por mí y un señor de gris les atacó, yo no les había hecho nada, nada...
-¿...señor de gris? -los policías cruzaron sus miradas. El pestilente olor a alcohol les obligaba a echarse atrás.
-Vamos, oiga. No puede quedarse ahí, necesita asearse y tendrá que responder algunas preguntas para nuestro informe, vamos...
El vagabundo a duras penas se incorporó apoyándose en el pedestal de la escultura al tiempo que balbuceaba un sentido: “...Gracias, amigo!”. El inspector le escrutó con detenimiento. A veces hablaba tan alto que no sabía si lo que se decía a sí mismo lo escuchaban los demás... Mientras se dirigía al furgón, acompañado por los agentes, volteó la mirada hacia atrás para despedirse de su hogar. La estatua custodiaba la entrada al parque, callada y firme, imperturbable al silencio en medio de la soledad.


*("Es Una Colección de Cuadernos Con Corazón", © Luis Tamargo).-
http://leetamargo.mybesthost.com/usdegris.htm

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

19 comentarios

LeeTamargo -

...Gracias, Hechi,el tema es tan duro como real. Pero ese toque fantástio ayuda a captar matices que nos acercan al problema para convertirlo en un cuento de nuestros días que no tiene por qué acabar mal...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Cierto, Imaginate, la fantasía literaria nos permite recrear un universo protector para los vagabundos sin necesidad de estar bebidos ni delirar.
...El caso de Peter se remonta a un post en el blog de Magda, quien dio a conocer sus "finos" modales: a raíz de ahí creo que ha estado dirigiéndose a todos y cada uno de los que comentaron a Magda en su característico estilo maleducado. Tampoco lo conozco, ni quiero: aquí no son bien recibidos los que siembran tempestades. Sin importancia, Imaginate.
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

hechi -

Siempre hay segundas oportunidades si así lo queremos, duro tu relato por lo real del tema, duro, pero escrito con una sensibilidad exquisita, la esperanza se desliza entrelineas, y entre párrafos se adivina un relato al estilo de la más bella prosa poética.
Felicidades!!!
Un besito con chispitas...

imaginate -

Yo creo que con el alcohol a veces es muy difícil recordar nada con nitidez. Pero no creo que en las estatuas amigas. Aunque una vez creí :)

¿Quién es Peter?...

un saludo luis

LeeTamargo -

...Me alegro, PaquiLou! Al final pude enviártelo antes de lo que te dije... El placer es compartir y contar con lectoras como tú, amiga!
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Estás dolido, por eso obras con rencor, Peter: vamos conociéndote!
TOMO NOTA: LeeTamargo.-

PaquiLou -

Luis Tamargo, me ha encantado tu libro..lo tengo aquí agarradito a mis manos....eres un amor de escritor...me enorgullece saber que te tengo en mi librería..y tus palabras dedicadas me han emocionado...
Gracias Luis, de verdad...Un placer..
Un millón de besos andaluces....

LeeTamargo -

...Cierto, Brisa, la literatura refleja la realidad y, si en ella es posible la esperanza, también lo es en la vida real!
TE SALUDO, AMIGA:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Es duro, Lyzzie, pero tampoco puede meterse en el mismo saco a todos: hay casos de injusticia que pueden salvarse!
OK, SALUDOS: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Así es, Odyseo, por eso y para eso existen los duendes, hadas y guardianes!
OK, GRACIAS: LeeTamargo.-

Brisa -

ES una historía llena de tristeza pero con un toque de esperanza. Gracias por esa luz. Besos.

Lyzzie -

Qué dura la soledad, sin nadie que te quiera, sin nada de lo que disfrutar, sólo una botella y una estatua...
Besotes!!

odyseo -

Fantástico final para una triste historia de soledad, amenazas, miedos y abandono. Nunca se sabe donde encontraremos la mano amiga.

Saludos

LeeTamargo -

...Cierto, Magda, la literatura refleja la vida y la base de esta historia es muy real. Una muy dura realidad a la que también intenta cambiar o influir con el recurso literario de la ficción... Soñar e idealizar con un mundo mejor, una vida mejor para quienes erraron el camino... Anda, no llores por esta historia, amiga: el mensaje habla de un guardián que vela por ellos!
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Bueno, sí, Corazón, ahí es donde ficción y literatura se mezclan para mostrarnos otros mundos posibles. La fantasía sirve para captar aspectos diferentes de la realidad, no sólo la enriquece sino que nos descubre novedades antes desapercibidas.
OK, TE SALUDO: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Esa es la intención del relato, White: ¿por qué no? ¿Por qué los "sin techo" no van a disponer de un ángel protector? ¿por qué no van a tener derecho a otra nueva oportunidad...?
OK, GRACIAS, AMIGA:
LeeTamargo.-

Magda -

Lee, tu relato de hoy me ha hecho llorar, oprimir mi corazón...
Conozco una persona que es bellisimo ser humano, pero la vida lo llevó a ser un alcohólico. Tiene una esposa que es la maldad andando (solamente quiere dinero), y dos hijos nada gratos. Él, para huir de todo esto se ha refugiado en la botella, es lo único que tiene porque todo esto es un círculo: a donde quiera que va tiene problemas y los problemas van a donde él está :o(
Sin duda la literatura refleja la vida...

Corazón... -

Hola Lee :)

Vaya, gran relato. Para un vagabundo y para cualquier ser en soledad y más aún acompañado de la botella es necesario contar con un amigo, que mejor una estatua que no contradice y sí escucha :)

Oye, pero ese vagabundo ya desvariaba a que no? cómo es posible que hasta heridos hubo ;)

;o)

white -

En la soledad de la botella, por qué no pensar que su única compañía, el único amigo, gris que tenía en su vida gris le había guardado a base de sable de un final que aún no debía llegar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres