Blogia
LEE TAMARGO

UN CASO APARTE

UN CASO APARTE

   La primera parte del plan se había cumplido. Una vez en el aeropuerto no fue complicado localizar el vehículo que el comisario le dejó en el lugar especificado. En consigna preguntó por el sobre a su nombre que previamente el propio jefe Paul depositó con las llaves. Luego, atravesó la animada ciudad de Gourbitz para dejar a un lado la autovía y enfilar dirección a la comarcal. Ya asomaban hilos rojos de sol en el cielo de la tarde cuando cogió la carretera que debía llevarle a la ciudad de Valbonne. Estaba acostumbrado a viajar, aunque amparaba con ansia la idea de que algún día se estableciera el orden en su tan ajetreada vida. Pero ahora todavía había que trabajar duro para llegar a ese premio, además le gustaba su profesión y tampoco le iban nada mal las cosas. Su afamada reputación en los casos más enrevesados había traspasado fronteras y sin tardar demasiado, a este paso, alcanzaría su propio despacho dentro de las dependencias del Organismo General de la Policía Estatal. Había logrado avanzar a base de concienzudo esfuerzo, esquivando las emboscadas que sus colegas competidores le interponían en un acoso despiadado por ascender en el escalafón, pero ante el talento han de apartarse las malas artes y, de este modo, con elegante soltura se encontraba a un paso de ganar la bien merecida Jefatura. El caso que le había traído a Valbonne era por tanto algo más que un acertijo para un simple detective y por ello estaba él allí. La comarca llevaba largos meses padeciendo las fechorías de una especie de maníaco compulsivo y, cuando esto sucede, se traduce en hechos tan relevantes como el miedo que aflora a los rostros y en las costumbres de sus habitantes, que cambian para dejar de ser normales. Valbonne no es una gran ciudad de rascacielos sino un antiguo barrio anexionado con los años y transformado en zona residencial, de casas unifamiliares con jardines, de huertas y parques, tranquila y pacífica. Quizás el acaudalado nivel de sus habitantes atrajo las maquiavélicas intenciones de algún perturbado dispuesto a enriquecerse a basa de extorsionar y atemorizar a la población. Entre las hipótesis que se barajaban era la económica la que prevalecía, pero después de haber pagado el primer rescate continuaron sucediéndose los raptos y desapariciones. En su mayoría el sujeto escogía chicas jóvenes, rubias, casi todas bellas, cercanas a los dieciochos años o más, aunque las dos últimas habían cumplido los dieciséis. Precisamente esto era lo grave, una de las más jóvenes desaparecidas era hija del comisario Paul y por eso estaba él allí. Se le había encargado la responsabilidad de este caso, su misión consistía en reemplazar temporalmente al señor Paul en sus funciones y resolverlo.
  A lo lejos divisó las casas de Valbonne, colgadas sobre la pendiente que bordea el lago. Algunas empezaban a iluminarse a la caída de la tarde, mientras él al volante trataba de que la constante afluencia de sus propias cavilaciones no le impidiese a la vez el disfrute de aquel hermoso panorama. Tan absorto andaba en esta pugna interna que le pescó de sorpresa el golpetazo que azotó el cristal delantero del vehículo que conducía. El susto le hizo girar brusco, ocupó por breves instantes el otro carril, con suerte de que apenas hubiera circulación en ese momento y volvió de nuevo, de otro volantazo, para frenar aparatosamente en varias eses antes de aparcar a un lado del arcén. Salió como una exhalación del coche tratando de encontrar alguna señal que le indicase la causa de lo ocurrido, pero la misma polvareda que él levantó en la cuneta se lo impedía. Corrió unos metros apartando el polvo en busca de otro vehículo, tal vez una moto o un transeúnte, pero sin éxito. Tan solo divisó el vuelo bajo de un aguilucho sobre una de las peñas que cubrían el otro lado de la carretera. La visión de las peñas con su abigarrada forma y escasa estatura le dio una fantasmagórica impresión, semejaban un bosque petrificado de monstruos deformes que invitaban a huir más que a acercarse. Observó los círculos del aguilucho en su vuelo raso y cómo se estrechaban antes de posarse sobre la cúpula de la peña. Cuántas veces antes lo había hecho con su abuelo, un nativo del norte experto en el arte de la caza:
 -Observa, hijo, el vuelo del águila! Siempre quiere decirnos algo...
  Aún le parecía escuchar sus palabras, pero aunque ahora las rapaces estaban protegidas agradeció el hecho de aquel recuerdo entrañable traído a su memoria. De regreso al coche tropezó con algo en el suelo, lo pisó... Un aguilucho se agitaba en el firme de la carretera, destrozado por el impacto. El policía lo examinó, enseguida comprendió que no existía arreglo, el daño era demasiado grande, pero como hacen los nativos del norte, lo recogió con suavidad por las alas para depositarlo en la base de la peña en la que vio a su compañero, era lo menos que podía hacer. Ahora por fin volvió al vehículo y lo arrancó, aliviado de abandonar aquella zona que las sombras hacían aún más grotesca. La noche había caído, una media luna asomaba sobre el lago y, al fondo, las luces ya anunciaban la ciudad.
  Al día siguiente se confirmaron sus sospechas, siempre ocurría así. Su avalada experiencia le había enseñado a cómo desplazar el centro de atención que desplomaban sobre su presencia los oficiales convertidos en anfitriones. Por muy profesionales que pudieran jactarse casi siempre trataban de mediatizar al recién llegado con objeto bien de formar parte del equipo ganador o bien de desengañarse a sí mismos sobre la supremacía del extraño, del que viene de fuera. Estaba acostumbrado a ser recibido fría y distantemente, sin embargo se consoló con la abundante cantidad de información recabada para el caso. Las preguntas de los oficiales fueron incrementándose a medida que aportaban datos hasta que el investigador se vio obligado a atacar también con una serie sostenida de indagaciones no menos inquisitivas sobre el modo de proceder con el caso hasta su llegada. Dejar un hueco a las dudas de cómo se había llevado el caso, ante la nada por respuesta, era una manera fácil de crearse contrincantes, pero también le sirvió para apaciguar sus acometidas, ya que tanto unos como otros debían de evitar en lo posible un enfrentamiento entre ambos departamentos y sus respectivos altos mandos. El investigador era consciente que jugaba a contrareloj, si no daba con una solución por mínima que fuera en un plazo breve de tiempo volverían a caer sobre él como alimañas y, además, su propio departamento podría tener motivos para dudar de su hasta ahora intachable hoja de servicios. Para ser el primer día de trabajo se daba por bien servido, así que regresó a la habitación donde se hospedaba con un montón de carpetas bajo el brazo, quería empaparse de todos los pormenores del caso. Había sido una dura jornada de encuentros y caras nuevas que, añadidos al viaje, no tardaron en hacerle acusar el cansancio.
  Aún no había amanecido en Valbonne y una espesa capa de niebla flotaba dificultando la entrada del nuevo día. El investigador se despertó entre fotografías y papeles mucho antes de lo que él hubiera deseado. Durante toda la noche le había rondado la imagen del aguilucho revoloteando entre árboles y peñascos, también soñó con el abuelo. No tardó apenas nada en acicalarse lo suficiente para estar presentable y salió sin desayunar, con sola una idea clara en su cabeza antes de reanudar la tarea. Retomó esta vez en sentido contrario la carretera que sale de la ciudad, enseguida reconoció el grupo de rocas calizas que bordea la ladera. Comenzaba a disiparse la niebla y aquel bosque pétreo parecía disfrazarse ahora de lúgubre aldea prehistórica. De cerca las peñas eran de superficie rugosa y no mas de tres personas de altura, su aspecto seguía siendo intranquilizador. Buscó la peña donde dejó al ave, tan solo quedaban unos restos algo diseminados, quizás algún animal montaraz anduvo cerca. Continuó observando el suelo al tiempo que rodeaba la enorme piedra. Otra roca se apoyaba sobre la peña dejando un estrecho paso entre ambas... Se asomó con precaución al interior oscuro y comprobó que la anchura permitía la entrada de un hombre sin dificultad, también percibió un olor nauseabundo. Regresó al lugar donde había dejado el coche y volvió con una linterna, dispuesto a adentrarse en la grieta. Se tapó las narices con el pañuelo, pues aquel olor era de verdad inaguantable. Avanzó medio encorvado por la pequeña galería natural hasta dar con lo que había venido temiendo desde que penetró en ella... Primero, los huesos esparcidos sobre el suelo, se distinguían varios fémures, algún peroné, luego encontró los cráneos y, al final, los cuerpos, unos sobre otros en amontonado desorden, todos decapitados. El espectáculo era sobrecogedor e, instintivamente, se tocó el flanco para comprobar que el arma reglamentaria seguía en su sitio, nadie sabía lo que podría ocurrir. Para sorpresas no podía haber comenzado mejor el día...
  Cuando los oficiales descendieron en el lugar de las peñas no podían dar crédito al horror que ocultaban aquellas cavidades. Algunos tampoco podían creer que la llegada de aquel policía foráneo trajese la primera luz sobre el caso y se acercaron en torno a él sin abandonar sus preguntas, aún más cargados de dudas, tratando de comprobar si aquel personaje era de carne hueso o un héroe privilegiado. El investigador regaló solo un leve susurro a sus oídos curiosos...
 -Tuve un presentimiento...
  Para los oficiales todo era poco, pero ahora comenzaba una nueva etapa donde los datos acumulados cobraban diferente dimensión y casi podían acariciar la idea de resolver el enigma. En verdad que aquel policía era especial, al siguiente día de su llegada había resucitado el caso desde un ángulo largo tiempo inimaginable. No estaba del todo resuelto, pero se abrían nuevas vías de investigación y se ponía fin a la segunda parte del plan. Ahora, un nuevo despacho estrenaba Jefatura. El policía atendió la llamada telefónica, el Servicio Mayor puesto al corriente del descubrimiento daba por zanjada la misión, había de regresar al Comisionado Central y, sin desdibujar su gesto impasible, se despidió de sus recién estrenados compañeros entre un halo de contenido reconocimiento y admiración. Estos siguieron contemplando un rato más la trayectoria ascendente del avión en el que partía, mientras se cruzaban miradas incrédulas...
 -¡Vaya, pájaro!... -murmuraron entre sí.

 

*"Es Una Colección de Cuadernos Con Corazón", (c) Luis Tamargo.-

http://sonrelatos.galeon.com/uncasoa.htm

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

20 comentarios

LeeTamargo -

...¡Me alegro, Muralla! ¡Agradezco tu lectura y palabras!
(...Uff, cuánto me ha costado hoy entrar a Blogia)!
TE SALUDO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...No te quepa duda, Alma. Sus métodos le convierten en un caso aparte...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Bueno, hay que atreverse con otros temas, White, si no escribiríamos siempre lo mismo, amiga...
OK, ME ALEGRO: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Sí, Darilea, hace poco que compré algunos títulos de Mary Higgins Clark, que venían con el periódico; me hablaron bien de ella, aunque aún no he tenido ocasión. La lista de espera es tan amplia...
ME ALEGRO, AMIGA:
LeeTamargo.-

Muralla -

Interesantísimo relato que me ha encantado. También yo lo he encontrado diferente, pero magníficamente resuelto.
Enhorabuena y besos. Muralla.

alma -

Sin duda alguien que contempla las señales del águila es un buen acechador.
Saludos!

white -

Me gusta cómo rodeas el ambiente frío de una investigación, reflejado en la niebla, en el húmedo amanecer con la magia de las tradiciones de vuelos de mochuelos y danzas de aves.
Precioso y muy diferente de todo lo que te he leído.

Besitos

Darilea -

Me sorprendió y gustó este nuevo relato.
Lleno de misterio e intrigas,
es una de mis lecturas preferidas.
No sé, si conoces a Mary Higgins Clark?.
Con ella empezó mi adicción a la lectura de novelas.
Un besito.

LeeTamargo -

...Bueno, Brisa, pues porque todos esos componentes se unen frente a un fin común: abrir camino, resolver un caso. Claro que parece fácil decirlo... ¡Gracias por leerme y tus palabras, amiga! OK, SALUDOS:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Gracias por seguirme, Mariose, no será la última!
OK, TE SALUDO: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Si de verdad te sorprendo, Gemuina, es que no voy desencaminado. ¡Me alegran las tuyas, amiga!
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Nada como empezar el día, Cieloazzul, con un café en buena compañía...
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...También me gustan los policíacos, Trini, aunque del lado del escritor. En tratar temas distintos de diferentes modos uno va encontrando su propio registro...
ME ALEGRO, AMIGA:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Algunas personas no arreglan el mundo ni resuelven el problema, pero muestran el camino y su huella deja una estela fácilmente recordable... ¡Agradecido con tu visita y palabras, Susy!
TE SALUDO: LeeTamargo.-

Brisa -

Me ha parecido increíble.. has tocado varios puntos en tu historia, la competividad, la crítica y la falta de humildad, el liderazgo, la intuición, el recocimiento y el respeto, como puedes introducir tantos elementos en una misma escena y dotar a cada uno de vida propia?

Me encanta la intriga.. :) besitos Lee

MaRioSe -

Espero la segunda parte... muy, muy entretenido.

Gemuina -

Muy buenas Lee,no dejas de sorprendernos con tus relatos,para no despegarse de la pantalla leyendo.
Un saludín

cieloazzul -

ah! que buen relato...
justo el endulzante para mi café...
besito

Trini -

Un "pajaro" que confió en otro pajaro, el aguilucho lo llevó a la escena del crimen.
Me gustan los relatos policiacos, si señor y este me ha me ha gustado.
Un abrazo

Susy -

Muy interesante y bien planteado.
No te pierdas eh? sigue el relato.
Saludos de Susy
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres