Blogia
LEE TAMARGO

NADA NI NADIE

NADA NI NADIE

     Arriesgarse era así, no había hecho más que dar el primer paso y ya le acompañaba la suerte de andar vivo. La guerra civil le atrapó en medio de una atmósfera que asfixiaba ambiciones y deseos; y también el hambre. Hambre de conocimientos, de ideas y razones que ayudaran a vivir; nada más corrosivo que matarse unos a otros. Que su futuro le estaba esperando, eso, un muchacho de veintitantos años lo sabía, aunque desconocía el nombre que el destino le tenía reservado; entonces se llamaba Esteban.

      Ahora, por ejemplo, que nada le ataba ni nadie le retenía, podía afirmar que todas las guerras eran una estupidez, sin duda cualquiera lo era. Pero mientras silbaban a su alrededor los obuses con su siembra de muerte y destrucción la palabra desgracia adquiría un sentimiento muy real; al igual que las otras palabras. Madre, sangre, pan, vida, no eran sólo letras, podían sentirse tan verdaderas que, si faltaban, nadie podría saber nunca de lo que sería capaz de intentar para resucitarlas...

   Por eso acudió a la cita convenida con los otros tres implicados; sólo conocía a uno de ellos, vecino desde la niñez, que acertó a calcular las auténticas posibilidades de sus valentonadas, más que las de sus alardes. Fue el mismo que se lo propuso y a Esteban, en tiempos de guerra, no le pareció descabellado. A los otros dos les conoció el día anterior a zarpar, cuando se introdujeron todos en el diminuto habitáculo de la bodega de aquel barco de pescadores. Fue una noche de espera estrecha y tensa, hasta que los motores sonaron de madrugada con un idioma nuevo de libertad y amanecer, que pronto se aprestaron a defender.

    No fue hasta que se alejaron mar adentro que su amigo desenvolvió del arrugado pañuelo una pistola. Esteban se asombró de la cantidad de imágenes que podían acudir a la mente en milésimas de segundo, incluso enclaustrado en un agujero de dos metros cuadrados y calado de agua hasta las sienes; pero también se asombró del rostro que adquiriría el final cuando podía palparse tan cerca. Ya no había escapatoria. Echaron a suertes quién de ellos saldría a cubierta con el arma para secuestrar al capitán. Y entonces Esteban supo lo que antes no pasó de ser una premonición, así lo explicaban las monedas que los cuatro polizones ocultaron a sus espaldas para jugarse a suertes el futuro.

   Nada más botar el portón de la bodega, a Esteban le azotó un golpe de salitre en el rostro que, en ese momento, no sabía si agradecer o ignorar, más preocupado por mantener firme el arma y dirigirse, sin equivocar ni un solo paso, a la máxima autoridad del barco. Gateó por la escalera que subía a cubierta y se detuvo al descubrir arriba el cielo gris, demasiado oscuro para tratarse de un nuevo día. El olor a mar le embriagaba y, mientras contemplaba las nubes negras que correteaban aceleradas sobre su cabeza, pudo escuchar las voces atareadas de los marinos en plena faena. La mar estaba mala, pero en época del bonito, no era impedimento ni disculpa para abandonar la pesca, sobre todo cuando la necesidad se erigía en la única contienda que merecía librarse en un país roto.

  Accedió a cubierta por la escotilla de popa. De espaldas, dos marineros atendían las redes, mientras otro se ocupaba de ordenar los aperos junto al pescante. Una cortina fina de agua, mezcla de mar y de lluvia, le dejó vislumbrar en la proa a otros dos pescadores más, también concentrados en mantener el equilibrio. Avanzó agachado hasta el toldete, en cuanto distinguió dentro al patrón, que manejaba el timón en pugna con el oleaje encrespado. En cualquier momento podían descubrirle, alertar, anticiparse a su acción, pero nada ni nadie se lo iba a impedir; no podía perder tiempo ni fracasar. Ello supondría el regreso a una cárcel segura y, después, al final de un pelotón de fusilamiento. Paró un instante imperceptible para evitar que el vaivén del casco le jugara una mala pasada y, cuando asió la puerta del cuarto de mando, entró de un salto, con fuerza, para agarrarse al cuello del capitán sin dejar de amenazarle en la cabeza con la pistola.

   Al principio los pescadores, desconcertados, tardaron en comprender. Ya habían subido de la bodega los tres polizones y el vecino de Esteban les explicaba, al tiempo que les conminaba a no intentar ninguna locura en perjuicio de todos...

-No os pasará nada si nos lleváis a puerto francés -repetía a unos y otros-. No va a pasar nada a nadie, ¿entienden? Nada a nadie.

   Tal vez fue la contundencia del argumento o tal vez el gesto sumiso del patrón, con el cañón del arma sobre la sien, pero los marinos dieron muestras de entender y acceder y, señalando al cielo con sus manos, optaron por realizar el trabajo que ellos conocían bien y que, en aquellos precisos momentos, requería la más prioritaria de las atenciones. El cielo se había teñido en su totalidad de un color ennegrecido propio del averno y las nubes, antes grises, se deshilachaban en tiras que el viento huracanado difuminaba y hacía desaparecer en añicos.

   El capitán intentó hacer comprender a Esteban la urgencia de dejarle atender la radio, que parpadeaba, pero su tentativa resultó inútil. Esteban no podía permitirse ningún descuido.

-¡Por lo que más quieran!, si no entramos abajo el mar nos barrerá a todos... -el patrón imploró.

  La mar ahora era de la misma negrura que el cielo y montañas crecientes de olas se elevaban por encima de cubierta. Conscientes de su fragilidad y de lo que se avecinaba, el resto de marineros también hizo el gesto de guarecerse adentro y, sólo entonces, Esteban accedió a bajar a la bodega, sin soltar el arma ni al rehén.

    Fue una travesía dura, de locos, incluso hasta para los más avezados. Entre utensilios y vómitos, desperdigados por el suelo, los tripulantes fueron zarandeados por una mar endemoniada que convirtió el Golfo de Vizcaya en un caótico viaje al fin del mundo. Por momentos, Esteban tuvo esa certeza de que había llegado el final y, en cierto modo, le pesaba que hubiera tenido que ser así, a punta de pistola, con un arma en la mano. Pero ya no había marcha atrás, si aquella mar de mala madre se decidía por devorarles se tragaría también su culpa con él. Le dolía la parte interior del brazo de tanto sujetar el cuello del capitán, a quien no soltó ni un solo instante y se encontraba molesto, incómodo y apretujado, entre tanto desorden. Creyó que se trataba de una disculpa para aflojar la presión cuando le oyó decir al capitán, en voz baja, que la tormenta ya había pasado, mientras un estrépito de temporal eléctrico acompañaba las embestidas a la embarcación y amenazaba con hacerla volcar. Aún se sucedieron unos largos minutos más en los que oyeron crujir la madera y cada tornillo de acero remachado de aquel vapuleado cascarón, hasta que al fin pudieron darse por contentos de haber caído en medio de una monótona tarde gris.

   Esteban acompañó de nuevo al patrón hasta el timón. La tormenta les había acercado a la costa y, en la calma del horizonte, Francia era ahora una franja gris de tierra arrugada al alcance de la mano. El patrón masculló entre dientes...

-Están ustedes locos...

-No es asunto suyo, oiga, siga adelante...

   No tardaron en cruzarse con algunas patrulleras de salvamento, alertadas al no recibir señal. Les custodiaron hasta el puerto más cercano y, nada más poner pie en tierra, fueron detenidos por la policía marítima, primero, para pasar después a la policía francesa judicial. No fue un buen recibimiento precisamente. A Esteban le pareció que aquel trato no iba acorde con el país de sueños y el ideal de libertad que se había imaginado en su paraíso mental, al menos el anhelado en oposición a lo ya conocido. En los meses siguientes, él y sus compañeros de exilio fueron desperdigados por diferentes ciudades del país, distantes y separados, para imposibilitar así la oportunidad de volverse a reunir. Así conoció, de celda en celda, el precio de la libertad en la tierra que había elegido y que no era la suya.

   No fue hasta muchos años después, a la salida de la fábrica de cerveza donde se congregaba una manifestación de trabajadores, cuando volvió a encontrarse por casualidad con su vecino de la infancia. Se abrazaron como dos enamorados y, entre vasos y pitillos, se contaron penas y andanzas.

-Me vuelvo a casa, Esteban, ya podemos… -le confesaba su amigo, emocionado.

   A él, sin embargo, le resultó extraño volver a escuchar su nombre; todavía se llamaba Esteban.

.

            *Es Una Colección “Son Relatos”, © Luis Tamargo.-

http://sonrelatos.galeon.com/miblog.html

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

22 comentarios

LeeTamargo -

...También, Magda. Huir no significa retroceder sino volver al camino. Gracias, amiga... ME ALEGRO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Extranjero de sí mismo, debe de ser terrible, amigo Ody. Nadie elige voluntariamente un rumbo así... TE SALUDO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Buena pregunta, White. Aunque cada uno tenemos una respuesta, lo que de verdad nos une es el sentimiento de su falta. Ese es el mismo barco en el que vamos...
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Cierto, Corita, hay palabras y sentimientos que no nos abandonan nunca. La tierra que las olvida no puede ser buen puerto...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Sí, Gemuina, hay que conocer también la letra pequeña. A veces la ocasión le empuja a uno y la lección se toma sobre la marcha, simplemente porque no queda otro remedio...
OK, SALUDOS: LeeTamargo.-

Magda -

Huir y sobrevivir permite decir al final "volvamos a casa".

Un bello relato, Lee

odyseo -

El peor exilio es el interior.
Saludos, amigo

LeeTamargo -

...Redondo en cuanto a estructura, amigo Dino, pero abierto en el tema. Me interesaba sugerir que las fronteras de la libertad son otras, aparte de las geográficas...
OK, GRACIAS: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Está basada en un hecho real y sí, Muralla, no fue fácil, aunque al final consiguieron realizar una vida feliz. Lejos de su tierra, eso sí...
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Cierto, Dari, no siempre huir es la salida, aunque se escape de la guerra. Decirlo es fácil; sostenerlo en el fragor de la batalla otro cantar...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

white -

Dichosa libertad, ¿sabremos alguna vez qué es libertad? A veces al creer que la encontramos nos vemos inmersos en una cárcel peor, quizás otras no.
Saludos

Corazón... -

Hola Lee :)

Excelente relato como siempre. A veces no es por gusto o placer huir a tierras lejanas. Es por necesidad o conveniencia. Lo mejor de todo en cualquier circunstancia es que el olor a su tierra, sus tradiciones y la esencia se lleva por siempre en el alma. Triste que hasta escuchar su nombre se le había olvidado.

GRACIAS AMIGO, BUEN DÍA.

;o)

Gemuina -

Mañana me lo leo entero, ahora el sueño me vnece.Arriesgarse siempre depende de qué, aunque hay veces que es más el meido y necesitamos un empujón para cosillas que nos vemos incapaces y nos viene bien la lección una vez superado.
Besos

LeeTamargo -

...Lo ideal es no existan circunstancias que nos empujen, Caboblanco, pero la supervivencia es la que manda. Estamos de acuerdo en que evitarlo es un buen trabajo... OK, GRACIAS:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Me alegra que te alegre, Cieloazzul. Agradecido con tu visita, amiga...
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Si abandonarlo todo es duro más lo es aún cargar con el desarraigo durante toda la vida. Gracias por involucrarte en la lectura de este viaje, Trini...
TE SALUDO: LeeTamargo.-

Dinosaurio -

Buen relato, Lee, firme y redondo, con fuerza, como debe ser.
Abrazos.

Muralla -

Las huídas siempre son dolorosas y guardan sorpresas.
Pero al final sobrevivieron y eso es lo que cuenta.
Buen relato, como siempre.
Un abrazo.

Darilea -

Un bonito relato Luis como siempre, una guerra es siempre una huida hacía ninguna parte y dichoso el que encuentra donde escapar.
Besitos.

caboblanco -

Supongo que huir, sea cual sea el destino y la manera, siempre es desagradable. En este caso, las circunstancias pueden más que el cómo o el adonde. Espereamos y luchemos porque en un mundo ideal, nadie tenga porqué huir a ningún sitio.

Un saludo

cieloazzul -

hummm como siempre Lee, tus relatos son una delicia...
besos:)

Trini -

Entre tantas cosas que perdió hasta olvidó el sonido de su nombre.
Un relato estupendo Luis. Por casualidad, estoy leyendo una novela de Dulce Chacón "La voz dormida" donde tambien habla de una huída, en barco, hacía Francia de uno de lo protagonistas, aunque no describe el viaje. Ahora al leerte he podido ver ese infernal viaje y también la decepción de su protagonista que dejaba desilusionado un país y siguió desilusionado en otro.

Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres