Blogia
LEE TAMARGO

SIN RASTRO

SIN RASTRO

     Hay que conocer el lugar para admirar, más que para comprender, los milagros de la naturaleza. En aquella zona geográfica la costa se hunde con una ligera pendiente en el mar. Aquí, las formaciones rocosas son una prolongación suave del desierto que las precede, dando lugar a cavidades y galerías que horadan el pasillo costero.

   Nummek se había criado allí y sólo él conocía el túnel que se bifurcaba hasta la altura de dos hombres para desembocar en la pequeña playa protegida, invisible desde el exterior. Ahora, el viejo Nummek también sabía que dentro del castigo existía una bendición. Su única hija nació con un acusado retraso que afectó la postura de sus manos y un defectuoso movimiento al andar. Pero aunque tampoco pudiese oír ni hablar, la pequeña Maahira fue un regalo para Nummek. Desde niña la llevó a la recóndita gruta de la playa, allí gateó sobre la arena, allí dio sus primeros pasos hasta sostenerse en pie, apoyada en la enorme mole de granito que se sumergía en la orilla. De joven, cuando Nummek estuvo en la capital, ya había visto otras esfinges similares aunque sin la piedra de jade en su frente. Para ganarse la vida allí muchos se dedicaban a desenterrar las ruinas en busca de reliquias y objetos del pasado; sus antepasados lo hicieron antes con las pirámides.

   La esfinge de su playa descansaba semihundida en la arena con su busto desnudo y los brazos cruzados sobre el vientre; la joya verde que adornaba su frente le otorgaba un rango sagrado. El agua bañaba los signos escritos en la columna, que se perdía en el fondo, dando la impresión de que verdaderamente la diosa emergía del mar. Cuando Maahira se abrazaba a la esfinge y acariciaba su rostro una bella sonrisa inundaba la faz de la muchacha y, también, del alma del viejo Nummek desaparecía toda sombra de penalidad. Ese era su tesoro.

   Como todos los días, regresaban del paseo en la costa al hogar cuando, al llegar, se encontraron con los arqueólogos. Nummek les dejó entrar a su humilde morada y trató de responder con cortesía a sus preguntas. La expedición rastreaba el área tras la pista de algún vestigio arquitectónico oculto como se desprendía de la interpretación de los manuscritos hallados recientemente, pero el viejo Nummek respondía ignorándolo todo. Un grupo de ellos hablaba entre sí, en idioma extranjero, luego el guía se dirigió a Nummek en tono conciliador... No, no se proyectaba carretera alguna ni ningún complejo hotelero, ahuyentando sus preocupaciones; tan solo formaban parte de una exploración programada para rescatar del olvido toda posible ruina de valor arqueológico notable.

   Nummek sujetó con fuerza el brazo de su hija Maahira, que no cesaba de golpearse la frente, nerviosa. Y con un gesto de desolación explicó a los científicos que todo cuanto allí había lo tenían a la vista, desde el polvo árido de la tierra que pisaban hasta el océano inmenso que devoraba al mismo desierto. El cartógrafo trazó una línea roja sobre el mapa extendido en la mesa y, luego, el guía señaló con su dedo índice el itinerario nuevo a seguir en dirección este, una vez descartado aquel mísero territorio.

   El viejo Nummek contempló a los expedicionarios alejarse por donde habían venido... Había aprendido a aguantarse las penas, a guardar secretos. Porque sabía que a toda maldición le acompaña un regalo de los dioses. Sólo eso le pedía a su diosa, se contentaba con aquella sonrisa... A cambio, él velaría su sueño sagrado.

.

    *Es Una Colección “Son Relatos”, © Luis Tamargo.-

http://leetamargo.blogspot.com

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

LeeTamargo -

...Sin duda, White, ese es el tesoro. Ni el oro ni todo el jade del mundo...
SALUDOS, AMIGA: LeeTamargo.-

white -

Jamás deberíamos romper la sonrisa de un niño y mucho menos por todo el oro del mundo. ¿Para qué se quiere el oro si n sonrisas?
Saluditos

LeeTamargo -

...Cuesta imaginar que alguien no desee un tesoro, Corita. Pero sí, sin duda, se trata de una cuestión de cada uno, de algo muy personal. Agradecido con tu visita y lectura, amiga...
TE SALUDO: LeeTamargo.-

Corazón... -

Buen día Lee :)

Cómo siempre, excelente relato con gran mensaje... Sí todos nos convirtieramos en guardianes de ese gran tesoro, otro sería nuestro mundo.

Un saludo.

;o)

LeeTamargo -

...Es en el relato breve donde la intensidad se convierte en un tesoro, amiga Dari... ME ALEGRO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Siempre lo serán, amiga Alma, ese es el trato...
TE SALUDO: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Cierto, Marcos, empeñarse en querer cambiarlo todo ni lo cambia ni ayuda. Aceptar significa tratar con respeto, algo que se niega a la naturaleza, en nuestro perjuicio... GRACIAS A TI:
LeeTamargo.-

Darilea -

Hermoso relato Luis, me quedé con las ganas de leer más.
Un besito.

alma -

Los lugares secretos deberían seguir siendolo siempre.

Saludos

LeeTamargo -

...El guardián del tesoro, Trini. Cuidar el brillo de una mirada o el de una sonrisa, una misión para toda la vida...
SALUDOS, AMIGA: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...El caso es que nuestra manía de ponernos en primera persona, como los únicos protagonistas de la historia, va a acabar con todo. Pero con nosotros los primeros, amigo Caboblanco, porque la naturaleza es más lista y fuerte que todo eso. No acabamos de aprender...
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Se trata de un lugar creado en la ficción, aunque no por ello menos real, Teresa. Hacer reflexionar sobre la naturaleza y sentirla debería bastarnos para empezar; a veces no puede pretenderse más...
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

marcos -

Gracias por tus palabras... es un valioso aporte que valoro mucho :).
Me encanta el relato de Nummek.. apunta a ver enseñanza y bendicion en la prueba, en lo dificil.Tambien me inspira a pensar que debemos aceptar lo que no podemos cambiar.
Saludondo Marcos 1 gato ;)....

Trini -

El custodio de la diosa, de alguna manera, el guardian de la naturaleza.

Un abrazo

caboblanco -

Nos la cargamos entre todos, empezando por nosotros mismos que compramos todo, y consumimos todos, y arrasamos todo... y..y

Teresa -

Sabes Luis?.
Me gusta este relato, no sé si el lugar existe o es de tu invención; pero es una pena ver cómo nos estamos cargando la naturaleza, no haciendo nada aquellos que detentan el poder sobre todo, so pretexto de cobrar más impuestos y “enriquecer los municipios”?! y qué se yo cuántos pretextos más...
Yo tengo mi lugar secreto por los montes de Granada y cuando voy por allí, siento como si hubiera retrocedido un millón de años, y sólo estuviera yo como ser humano en esa naturaleza tan salvaje... Ojalá que el dinero no quebrara tantas voluntades...
Un abrazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres