Blogia
LEE TAMARGO

LA LECTURA FANTÁSTICA DE ROAS

LA LECTURA FANTÁSTICA DE ROAS

     Conocido sobre todo por sus aportaciones críticas e históricas sobre la literatura fantástica europea y su repercusión en España, el barcelonés David Roas es también autor de un par de libros de relatos breves –en la línea de lo que se entiende por microrrelatos– a los que se une ahora Horrores cotidianos, conjunto que agrupa un manojo de narraciones de distinta extensión, desde una línea –como la que da título al libro, parodia de una celebérrima muestra de Augusto Monterroso– hasta quince páginas. Las compilaciones de esta naturaleza adolecen, por lo general, de falta de unidad, porque suelen acoger materiales de factura dispar y de épocas distintas. En el caso de Roas, sin embargo, varios factores contribuyen a rebajar este riesgo. En primer lugar, una carga paródica y humorística presente en casi todos los relatos que constituye un marcado rasgo de estilo, aplicado con frecuencia a las grandes creaciones culturales del ser humano, desde la aritmética (“¿Cuánto cuesta un kilo de carne?”) hasta el psicoanálisis (“Mecánica y psicoanálisis”), o desde la literatura (“Alabama”, “Necrológica”) y la teoría literaria (“Homo crisis”) hasta las ciencias naturales (“El Hipocondrio”). De esta mirada irónica no se libran los relatos literarios o cinematográficos de éxito. Así, “Los niños del Ferrol”, presentado como fragmentos procedentes “del diario personal del D. Meninges”, evoca la novela de Ira Levin Los niños de Brasil –y su versión cinematográfica–, en que se narraban unas supuestas actividades en el país americano del doctor Mengele, el “ángel de la muerte” de Auschwitz.
   
El otro elemento unificador de estos relatos, por encima de su diversidad, es algo que el título ya anuncia, y que consiste en que la mayoría de las historias transcurren en ámbitos cotidianos, familiares para cualquier lector –el pésame en un tanatorio, una cena conmemorativa, los agobios de unos padres recientes e inexpertos, un día en la oficina–, y es allí donde se produce la distorsión de la realidad, la rebelión de los objetos (“La conmoción de la máquina”) o la intromisión de lo maravilloso (“Autoridad espectral”, “El espíritu manta”). Algún cuento es la materialización narrativa de una fórmula lingüística (“Menos que cero”), y no faltan los homenajes cervantinos de signo distinto, como “La última aventura” o “La culpa fue de Jack London”, cuento éste narrado por un perro. Como cierre, “Palabras” habla de un escritor que acaba de morir y ha dejado multitud de anotaciones y manuscritos incompletos acribillados de tachaduras y correcciones que delatan “su lucha con las palabras, tratando de hallar, de recordar su estilo y de poder expresar su desesperación por ello” (p. 138). Una anotación apunta: “Hoy he examinado los relatos que concluí tiempo atrás. Tampoco me reconozco en ellos” (p. 139). Pero el escritor fallecido respondía al nombre de David, y entre sus obras se recuerdan las tituladas Los dichos de un necio, cuyo autor es David Roas, y Horrores cotidianos, que es el libro a cuyo final asistimos. La obra se vuelve de este modo hacia sí misma, en una inteligente pirueta que unifica en un todo el conjunto anterior y que el lector interpretará tal vez en clave confesional.

.

  

  *(Extraído de un artículo de “El Cultural”, por Ricardo Senabre, Junio, 2007).-

http://entrerenglones.blogspot.com

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Mariana -

Excelente blog!! El contenido es muy amplio y creo que me llevará tiempo leerlo en su totalidad, pero sin dudas te has ganado una fiel lectora.
Ya que estamos te dejo un link a un blog muy interesante, tal vez lo conozcas:
http://elespejogotico.blogspot.com/2009/07/relatos-fantasticos.html

Saludos!!!!

LeeTamargo -

...No te queda duda, amiga Trini, nuestros pinitos con la prosa se verán reforzados con ese toque de necesaria fantasía... ME ALEGRO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Gracias , White, por compartirlo, un honor, amiga... TE LO AGRADEZCO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Sí, pasa el tiempo, quedan las obras y, también, algún lazo de amistad que logra superar la prueba de la distancia, amiga Coblenza. Cuánto me alegra saber que estás ahí...
SIGO SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

Trini -

Pues me gustaría leer este lobro ya que me encantan los microrelatos. Veré si lo encuentro.

Un abrazo Luis

white -

Paso para dejarte un abrazo.
white

Coblenza -

Mi querido y estimado Luís Tamargo,
cómo me alegro de ver tu rumbo por varias páginas web.
Yo ando por la red, algo escondida.
Pero bueno, ando por estos lares.


Me fascina la capacidad que tienes para seguir llamando la atención con tu talento.
Han pasado ya unos cuántos años. La verdad.

La vida sigue, y con ello admito que me alegra venir a verte nuevamente.


P.



Millones de besos,

Yo. ;)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres