Blogia
LEE TAMARGO

HAY UNA PLAYA

HAY UNA PLAYA

   Quiso reflexionar, pensar en aquel naufragio. Quiso buscarle una razón a aquellos siete días que se molestó en contar, recorriendo la abrupta costa, indómita. El viento se encañonaba entre los acantilados y, con fuerza sobrehumana, amenazaba con tumbarle a uno. Había que agazaparse escudándose en los riscos, al abrigo de una embestida imprevista. Y era entonces, así, cuando el viento parecía cantar y ponerle nombre a las rocas, a cada rincón de entre ellas, a cada pliegue de acantilado que se dejaba resbalar hasta la rompiente embravecida.
   Durante una interminable semana exploró cumbres y hondonadas de aquella inhóspita costa, maltratada por el temporal. El mismo temporal que, sin compasión, lo llevó lejos de casa, que comenzó con aquella niebla que impedía conciliar el sueño. La niebla y aquella otra comezón, la de los pensamientos que se masticaban de allá para adentro y que tampoco dejaban dormir.
   De haberle contemplado alguien, pensó, le habrían figurado un loco. Sólo él, por aquellos fantasmagóricos acantilados, entre sombras pétreas de rocas rojas y grises, mojadas de niebla verde, gelatinosa y espesa, lo menos parecido a la ilusión de esperanza. Solitario durante siete jornadas seguidas, una a una, sondeando, casi adivinando, oteando horizontes nuevos o, quizás, los restos, la señal de un naufragio, una señal de vida. Sin nadie, sin compañía humana, con sus soledades, había empezado a acostumbrarse al musgo mullido bajo sus pies, al sabor húmedo del salitre en la niebla, empapándole cada poro.
   A ratos, apresuraba el paso y sorteaba el canto puntiagudo de las piedras para, aprovechando una hendidura plana, cobrar impulso nuevo, de un salto, y avanzar camino. En otros, se estiraba de largo en la yerba aflequillada que bordaba el talo costero y escuchaba el mar, el hondo e incesante sonido del océano, mezcla de fondo profundo y de olas cantoras en superficie.
   Fue al culminar una de esas rasantes entre cielo y acantilado, en lo más alto del escarpado montículo, cuando descubrió la playa, ancha y larga, acariciada de algas entre los brillos dorados que la luz naciente del alba proyectaba, difusa. Parpadeó repetidas veces para asegurarse. No, no eran canoas aquello, abajo en la playa, ni nativos de otras islas celebrando ningún grotesco ritual, no. Aquella visión no hizo sino devolverle a otra realidad, inevitable, a la que se había estado negando durante todos estos días, siete ya, que bien se había preocupado en recontar... Abajo, las máquinas emprendían otra batida sobre la playa y los hombres de la limpieza rastreaban cada palmo de arena en su rutinario rito de cada semana. Los contenedores repletos eran descargados en los camiones que, entre estertores y con gran estruendo, ascendían su pesada carga por la empinada cuesta que conducía a la población. …Volvió a parpadear, nervioso, esta vez para mantener el halo de misterio creado hasta ahora. El mundo de cada día había regresado, brusco y de repente, de acuerdo a su carácter. Respiró hondo y guardó un suspiro, para aliviar el impacto. Y con aire resuelto, si bien resignado, se dirigió al lugar donde había dejado el vehículo aparcado, para regresar a casa… Pero antes, volvió la vista atrás, por un instante, para inhalar el recuerdo acuoso del sabor a niebla y grabarlo en la memoria de su espíritu errante, pues es así que deseaba quedase guardado perdurable por siempre.

*”Es Una Colección de Cuadernos Con Corazón”, (c) Luis Tamargo.-

http://elcantordeolas.extreblog.com

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

26 comentarios

LeeTamargo -

...Otras veces, realidad y ficción no se copian, sino que caminan entremezcladas. Basta con descalzarse y pasear por la orilla, entre riscos y olas: es el caso de este relato. Y me alegra que así lo consideres, Oscar...
TE SALUDO: LeeTamargo.-

óscar pita-grandi -

En estos días uno duda bastante de quién copia a quién: la ficción a la realidad o al revés. Resulta entonces fácil pasar de una a otra. Algunas ficciones o realidades se dibujan antes con el pensamiento; otras, primero se recorren con los pies y los ojos y los oídos, cuando no con el corazón.
Nos vemos.

LeeTamargo -

...Es que este relato bien puede ser ese viaje interior que, sin alejarnos demasiado, nos devuelve plenos a nosotros mismos, Corazón. Me alegra que así lo consideres, amiga... GRACIAS, TE SALUDO:
LeeTamargo.-

Corazòn... -

Hermosa imagen acompañada de un gran relato :)

Oye Lee, para viajar solo hace falta despertar nuestros sentidos y saber que podemos volar tan alto como nuestra mente lo permita.

Un viaje interior siempre viene bien. Ese protagonista me ha dejado con ganas de ser por un momento èl... Libre como el viento :)

Saludos!

;o)

LeeTamargo -

...Sí, Cieloazzul, estelas en el mar, caminos donde escuchar la música de nuestros pasos...
OK, TE SALUDO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Así es, amigo Caboblanco, te lo pareció bien y yo me alegro... OK, GRACIAS:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Cierto, Quijano, es preciso escaparse muchas veces para descubrir que las huídas son encuentros...
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Gracias, Darilea, por involucrarte hasta ese punto en el ambiente. Aunque deberíamos de estar acostumbrados, se parece bastante al tránsito del domingo al lunes...
GRACIAS A TI:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Sí, Gemuina, vitamina de la buena, sin aditamentos...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Cada amanecer, cada ocaso, Eliza, infinidad de instantes de belleza única...
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

cieloazzul -

caminos que se prestan para retomar intenciones...
un placer leerte LEE.
besos.

caboblanco -

Riscos, montañas, acantilados... Un lugar para perderse y encontrarse a sí mismo. O a mi me lo parece

Quijano -

Las huídas siempre nos devuelven a lo que somos de verdad.

DArilea -

Siempre es hermoso caer enredada entre tus palabras
escritas, pero hoy me deje arrastrar por esos acantilados que describes, caí en la profundidad para ser de una sacudida trasportada a la cruel realidad del momento.
Besitos.
Pd: Escribes fantástico.

Gemuina -

Ay los viajecitos y airearse fuera de la rutina diaria, ayudan tanto a retomar el cansancio diario...
Saludos

LeeTamargo -

...Me alegro, Mentacálida. La naturaleza pone a la soledad en su justo sitio. Eso sí, para luego volver a convivir con el resto. Gracias a ti, amiga, por compartir... TE SALUDO:
LeeTamargo.-

Eliza -

¡Qué preciosidad de foto!!! Me encantan las puestas de sol

LeeTamargo -

...Por supuesto, Magda, la realidad siempre está ahí. Salir por unos instantes del círculo opresivo de su rutina hace que volvamos para afrontarla de forma renovada, serena y creativa. Porque entre oficinas, semáforos y ruidos hay una playa, amiga, tiene que haberla... TE SALUDO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Es el segundo capítulo de mi novela "El Cantor de Olas", Trini, aunque tiene sentido por sí solo. A veces, para encontrar el sentido a nuestra vida, es necesario hacer un alto; ni siquiera hacen falta maletas. Un paseo, una playa, un relato o un poema, algo que te haga sentir bien... GRACIAS A TI:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Es duro el contraste, Muralla, pero con algo de práctica el paso se torna equilibrado y natural...
ME ALEGRO: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Es necesario, Luunna. Aunque más que perderse es dedicarse un ratito de cuidado especial que nos ayuda a proseguir mejor...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

mentacalida -

Habia leido algunos de tus comentarios en otros blog,hoy decidi entrar al tuyo...
Vengo de vivir algo parecido... por no decir lo mismo,tu texto! en un lugar del sur de mi pais...
Diferente en un sentido de permanencia en que la soledad a veces te sabe a gloria por que no estas sola... hay un sol,una luna,corona de flores,aromas que inundan,la certeza de "sentirse" viva en medio de la naturaleza.
Me alegra haber llegado a tu blog.
Un abrazo!

Magda -

La realidad siempre se impone querido Lee, pero considero que hay que buscar dentro de nuestro propio mundo, ahi todo va mejor...

Trini -

Ayer mismo deije a mi hermana que necesitaba urgentemente tomar una maleta e irme, dónde dijo ella, no lo sé,solo sé que he de irme, tengo que irme...
Y eso mismo quizá le sucedió a el protagonista, pensó qu etenia que irse y se sumergión en la niebla y resporó dulce paz, y caminó por el silencio. Pero como en todos los viajes sucede, siempre hemos de regresar a la realidad, a la rutina y los deberes.

Precioso cuento Lee, me ha gustado mucho, por un momento he ansíado ser él.

Besos

Muralla -

¡Cómo cuesta algunas veces bajar de los sueños y encontrarse con la dura realidad...!!
Me gustó mucho.
Bicos.

Luunna -

Hay momentos en la vida, que uno necesita perderse ente riscos, montañas nieblas, perderse y despues volver para encontrarse con uno mismo
Un saludo Lee lindo relato, que tengas una excelente semana
Luunna
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres