Blogia
LEE TAMARGO

LEE AUTORES NUESTROS...

LEE AUTORES NUESTROS...

     Las letras hispanas se visten de gala con el ejemplo de estos tres autores: Mario Vargas Llosa, Felisberto Hernández y Alejo Carpentier. Nombres no faltan a nuestra rica literatura, encargados de elevarla a la más alta categoría. Pero por encima del lenguaje, sus estilos, los temas elegidos les convierten en muestras universales de este apasionante arte de escribir. Más allá de cualquier tipo de frontera, el idioma de la literatura nos une y, compartirlos, en cierto modo, les hace nuestros, convirtiéndose en un lujo su lectura: son autores nuestros...

.

      Mario Vargas Llosa en "LITUMA EN LOS ANDES" nos sitúa en el escenario misterioso y mágico de las montañas peruanas. Allí, el cabo Lituma y Tomás Carreño, su adjunto, están destinados en un campamento minero, enfrentados a la amenaza constante de los guerrilleros de Sendero Luminoso. Con indudable maestría y un rico empleo de modismos locales, Vargas Llosa, intercala la historia de amor que el propio Tomasito narra a su cabo: después de asesinar de un tiro al jefe Chancho cuando maltrataba a su prostituta, no le queda otro remedio que huir con ella. Se había enamorado y quería casarse, pero Mercedes le abandona, una vez consiguió su nuevo salvoconducto.

  Se suceden las historias y creencias, propias de la mitología peruana, por boca de los nativos del lugar, en la cantina de Dionisio y de su esposa, la vieja india Adriana, con fama de bruja, que cuenta historias de inexplicables desapariciones. El cabo Lituma investiga los casos de los desaparecidos, así se entera del sentido de aquella costumbre que consistía en un sacrificio para ahuyentar la miseria de la región en que les sumían los espíritus.

 Al final, a Lituma le destinan a otro lugar, en otra misión; y Mercedes, la prostituta, regresa junto a Tomás Carreño, mientras Lituma baja al bar para dejarles celebrar el reencuentro a solas. En el bar descubre horrorizado el macabro ritual que los lugareños celebraban para alejar las desgracias de los espíritus y dioses de las montañas.

  Vargas Llosa aúna realidad y mitología en esta novela como sólo él sabe hacerlo, como ese maestro al que uno admira con motivos de sobra para idolatrar. Uno de los grandes, sin dudarlo.

.

     "NADIE ENCENDÍA LAS LÁMPARAS", de Felisberto Hernández, es una recopilación de relatos breves que se enmarcan con rotunda autoridad dentro del género fantástico. Este pianista uruguayo fue todo un feliz descubrimiento para mí, hasta el punto de que, tras la reverencia inicial, uno se queda prendido de su magia única y genial. Felisberto, músico de profesión, nos sorprende con un estilo original, peculiar y propio; incluso la magia de las escalas musicales, de la armonía o la composición parecen adivinarse en la estructura de sus textos, donde la poesía en ocasiones inunda la atmósfera. Es el suyo un universo propio; sus historias irreales obedecen a leyes propias, únicas, establecidas por el autor, sólo conocidas por él. En sus relatos, a menudo, el protagonista bien pudiera ser él mismo, un pianista bohemio, que nos lleva de la mano del cambio o la sorpresa, convirtiéndonos en testigos de las situaciones más surrealistas o insospechadas. Si se pudiera leer la música -y no me refiero a las partituras- me quedaría con las melodías interpretadas por Felisberto Hernández.

.

     "LOS PASOS PERDIDOS" es el diario de un músico cubano que Alejo Carpentier recrea durante un viaje en el Amazonas. Lo leí entre las idas y venidas en avión de mis reuniones de trabajo. Su lenguaje rico, denso, variado en el uso y en la forma, me ayudó a llenar aquellas horas de vuelo, concentrado, embelesado por el mismo paisaje que describe con profusión de detalles a orillas del Orinoco. La naturaleza se personifica para ofrecer su contraste radical con la gran urbe, con el tedio y rutina que propician el imperio de la mediocridad frente al de los sentidos. El protagonista nos cuenta, en primera persona, su viaje de New York hacia un país latinoamericano. Busca en ese viaje recuperar el sentido de su vida, hastiado del tiempo moderno que le ahoga y aburre. Su viaje es una búsqueda al encuentro de la cultura, pretende establecer una relación especial, única, casi perdida, pero ahora con sentido, en la cultura.

    Carpentier no puede ocultar la pasión que la música le provoca y lo deja notar en las abundantes referencias musicales; también son frecuentes las alusiones a la mitología griega, que le sirve de ejemplo y pretexto para contraponer y comparar mundos dispares, la modernidad y el origen primitivo, dos formas de vida y dos continentes, Europa y América.

 La prosa se engalana, apenas hay diálogos sino internos; apenas puntos y aparte. Desde las ciudades provincianas a la aldea de los indios guahibos o de los shirishanas, todo el texto forma parte de esa selva frondosa, americana, de mítica realidad, que le sirve a Carpentier para reivindicar la alegoría, el ritual del sueño, la magia, la imaginación y la vida como cultura frente a la rutina que hunde al hombre moderno en el ostracismo, enemigo temible del artista.  

.

  ¡¡¡ Feliz verano en compañía de la lectura, amigos/as !!!

¡ GRACIAS A VOSOTROS/AS !

 

http://entrerenglones.blogspot.com

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

LeeTamargo -

...Por supuesto, Espartako, te quedo agradecido. Precisamente es ese elemento artesanal lo que hace atractivo el proyecto literario. Te sigo y deseo suerte, amigo Espartako...
TE SALUDO: LeeTamargo.-

espartako -

Hola Tamargo:rápido te cuento sobre la revista, que en realidad es un proyecto algo artesanal, pero de buen contenido,te lo enviaré en archivo word a tu correo, pues para eso están los amigos no?

saludos

LeeTamargo -

...Mira, Pablo A, si me interesan los autores desconocidos que soy uno de ellos. La capacidad de recomendar es muy libre y no me cabe duda de que cada cual en su blog y, desde su perspectiva, puede aportar ópticas distintas del mundo literario, que es amplio y variado. En mi espacio escribo y hablo de los autores y obras que conozco porque he leído y que, de alguna manera, han dejado una huella grabada que quiero compartir, aunque no estoy tan seguro de que sean "suficientemente conocidos y acabarán leyéndose". Además,
lo cortés no quita lo valiente y, entre una y otra recomendación de noveles, no habría que olvidarse de recurrir a los clásicos, maestros, consagrados o como quiera denominárseles, pues pecaríamos de caer en el extremo opuesto, también injusto y parcial. Bienvenida tu recomendación, amigo, y cada cual con la suya...
OK, SALUDANDO: LeeTamargo.-

PabloA -

Primer punto. Gracias por pasar por el nuevo sitio y dejar la firma. ;)

Segundo: Gracias por las recomendaciones tan acertadas que nos haces.

Y tercero: ¿No has pensado en recomendar también autores desconocidos?. Verás, aunque está bien que se señalen las obras maestras, creo que éstas son suficientemente conocidas por todos. El que más, y el que menos, hemos oído hablar de ellos y, además, más tarde o más temprano, acbamos leyéndolos.
Y luego están esos autores más desconocidos, gente que tú seguramente conoces (como yo), que tienen su libro, que merece la pena leerlo, pero que la mayoría de la gente nunca lo leerá simprlemente porque no saben ni que existen.
Me refiero a recomendar buenos libros de desconocidos, no cualquier cosa, claro está...

Bueno, es una reflexión, perdona por el rollo. Yo no tengo la capacidad de recomendar libros que tienes tú, tan solo pongo enlaces en mi página, espero que eso les ayude.

Y ya puestos, y para terminar, Recomiendo: "Ganando Barlovento" de Elías Meana. Amigo personal y buen escritor. Para quien le guste la literatura marítima, que parece que en estos meses pega. ;)

Saludos.

LeeTamargo -

...Siempre resulta interesante, Gemu, cuando disponemos de un rato para leer. Buena señal, amiga, sin duda... FELIZ LECTURA:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Ese es el infierno que me gusta a mí, en el que puede tomarse café o refrescos. Feliz vacación, Dari, en compañía de la lectura...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

Gemuina -

Buenas Luis,
pues sí estas referencias como todas las que nos sueles dar serán buenas. De Llosa creo haber leído algo, pero del otro no, seguro que también es interesante.
Saludines

DArilea -

Buenas recomendaciones con los citados me quedaría con "Nadie encendía las lamparas", Para este verano tengo pendiente en cuando acabe el Lobo Estepario.
Dos libros de pequeños relatos de Julio Cortazar.
La lectura siempre un placer..
BEsitos y felices vacaciones
yo las cogeré muy prontito iré como dice Trini a las puertas del infierno.
Jaja Tengo pendiente con ella un buen café.

LeeTamargo -

...Sin duda lo son, Corita, lo serán, tienen que serlo, amiga. Buen verano, mejores lecturas... SALUDOS, AMIGA:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Te doy la razón, Caboblanco, la profusión de un veterano escritor nos satura en ocasiones, pero reconozcamos su maestría. Suerte en tu experiencia: prueba y ya contarás...
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Perfecto, amigo K: Tener lecturas pendientes acerca las vacaciones y ayuda a proseguir...
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Por aquí, Trini, solemos decir que "nunca llueve a gusto de todos". Y es que en el norte el infierno es más soportable, amiga...
GRACIAS, TE SALUDO:
LeeTamargo.-

Corazón... -

Hola Lee :)

Muchas gracias por tus siempre acertadas recomendaciones. No he leído nada de esos autores pero buscaré algo, yo creo que igual en México son conocidos :)

Un saludo y buen día.

;o)

caboblanco -

Nunca he leído nada de Alejo y Vargas Llosa, aunque reconozco que es un "portaviones" de la escritura, consigue a veces cansarme y me cuesta seguir los tiempos de sus libros. Probaremos tu tercera sugerencia...

K. -

A don MArio lo leí, y me gustó mucho. LAs otras dos están ahí, en la lista de cosas por hacer :-) Grandes recomendaciones, además sin intermediarios traductores :-)

Trini -

Pues, cuando acabe "La insoportable levedad del ser" otra recomendación de una amiga bloguera, pediré en la biblioteca algunos de estos libros que recomiendas. De Vargas Llosa y aleí algo, Carpentier y Feliberto Hernández no los he leído.

Un abrazo, Luis, en esta calurosa tarde que, parece que estuviésemos en las puertas del infierno...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres