Blogia
LEE TAMARGO

A LA DERIVA: Relato

A LA DERIVA: Relato El contorno costero había desaparecido de la línea, ahora limpia, del horizonte. Había navegado sin descanso, obsesionado por perder de vista cualquier atisbo de tierra firme. Aquel año el curso había sido demasiado intenso e, incluso, su padre se había excedido en su exigencia por no desaprovecharlo insistiendo de continuo en la parte del futuro que estaba en juego. Por eso, todo el objetivo de aquellas vacaciones era relajarse distendidamente hasta la saciedad y, así primero, había que aislarse de todo ruido que sonase a recuerdo de hábito rutinario. Para ello cogió el velero de su padre y salió mar adentro. No dijo nada, tan solo dos días y volvería, renovado. Esa noche el mar también dormía y balanceaba el balandro con su mecer calmo. Sin embargo, como en otras ocasiones, aquel maldito juego mental no le dejaba conciliar el sueño. Lo achacó a la influencia cercana de las obligaciones cotidianas, de las que aún no había logrado desembarazarse en su totalidad. Ahora que necesitaba descansar y dormir era cuando se le planteaban a modo de desafío aquel tipo de dilemas que le hacían perder el tiempo, pero imposibles de eliminar a su pesar. El reto en sí era sencillo… Había dedicado la tarde a practicar nudos en cubierta, mientras las velas se dejaban llevar por una brisa suave y generosa. Practicó los nudos marineros que ya conocía, se ató un brazo, las piernas, utilizó también las cornamusas y, a la vez, aprovechó para intentar aprender algún otro nudo nuevo. Y ahora, en vez de descansar, aquella pesadilla sin fin le debatía en si un hombre atado por el tobillo a un cabo que arrastraba un velero, empujado por el viento, tenía posibilidad de salvación. Para él no había problema pues, incorporándose para agarrase el pie y alcanzar el cabo, solo había que jalar la cuerda con uno y otro brazo hasta subir a cubierta. Sin embargo, otra voz en su cabeza le intranquilizaba con la posibilidad de que la creciente velocidad del velero, impulsado por fuentes vientos, resultaba proporcionalmente superior al esfuerzo necesario del hombre, no para alcanzar su pie y el cabo, sino incluso para poder incorporarse. Ante tal impetuoso avance el hombre, incapaz de reaccionar y moverse, vería cómo el cielo desaparecía bajo el mar, hundiéndose entre bocanadas de agua.
En la mañana del día siguiente el helicóptero, desde arriba, logró atisbar el velero y dio parte a Comandancia Marítima. Por fin, la lancha guardacostas encaminó su rumbo al barco desaparecido durante dos días. Ya antes, su padre había avisado, preocupado por la tardanza. Al llegar a la amura de babor, los guardacostas encontraron un cabo atado a bordo del que pendía el cuerpo del joven, por un tobillo, semihundido y ahogado en el mar. Es una peligrosa maniobra, parecieron decirse con su mirada mientras rescataban el cadáver del agua. Un cambio imprevisto del viento puede jugar una mala pasada, lo saben todos los marinos. Una trasluchada de popa golpea al tripulante, desprevenido, que pierde el equilibrio y cae al agua, quedando así a merced del oleaje mientras su barco sigue alejándose… Pero, ¿por qué llevaba atado su tobillo aquel muchacho…?
El mar silencioso callaba sus olas entre los reflejos luminosos del sol que nacía. Como si el viento anduviera escondido ni siquiera había brisa y las velas flameaban al sol, quietas.



*"Es Una Colección De Cuadernos Con Corazón", (c) Luis Tamargo.-
http://home.graffiti.net/leetamargo:graffiti.net/aladeriva.htm
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

LeeTamargo -

...Gracias a ti, Corazón, por preguntar y entender!
SALUDANDO: LeeTamargo.-

Corazón... -

Hola Lee :)

Muchísimas gracias! La explicación ha permitido que lo comprenda muy bien!
Saludos Lee...

;o)

LeeTamargo -

...Pues claro, Lyzzie! Para no ir a la deriva hay que atar cabos. Pero es importante conocer dónde se atan... Tal vez prevenir no sea transcedente, pero ayuda.
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

Lyzzie -

Jo, y yo buscando un siginificado más trascendental ;p! Besos y gracias por la explicación!

LeeTamargo ME EXPLICO: -

...A ver si me explico:
El chico se había atado el tobillo para practicar un nudo marinero. El viento cambia, mueve la vela y la botavara le golpea haciéndole caer al mar. Luego el barco le arrastra con la pierna atada hasta que muere ahogado... Otra vez gracias, amigas!
SALUDANDO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo ACLARANDO: -

...Me encanta que pregunten cuando no se entiende! Bueno, os lo explicaré:
El chico zarpa en el yate para relajarse de sus preocupaciones, durante el viaje ensaya nudos marineros. En el relato se mezcla su dilema mental con el sueño, pero al final resulta que no soñaba sino que realmente cayó al mar y se ahogó. La trasluchada es una maniobra marinera peligrosa porque un golpe de la botavara te puede tirar al mar y (como en este caso), si estás sólo, pues el barco no viene a buscarte ni por piedad... Tal vez lo complicasteis más de lo que es: el muchacho tenía sus problemas y en vez de relajarse acabó con trágico final. Quizás parte del problema consistía en que no preveía las consecuencias de una actuación imprudente.
No pensé que iba acostar tanto entenderlo, pero espero haberos aclarado algo el tema. ¡Gracias Luzblanca, Hechi, Lyzzie, Corazón, Mary!
OS SALUDO, AMIGAS:
LeeTamargo.-

_Mary_ -

¡¡Luis!!
Un poco complejo este realto, pero está muy bien que me pongas a releer para comprenderlo. Nadie experimenta en cabeza ajena y el ensayo de nuevos nudos -nuevas experiencias- llevaron al joven a un deceso trágico. Una manera de trascender en los demás...
Saludos querido amigo, desde México.

Corazòn... -

Holas Lee ;)

Y tù, nos podrías explicar por que tenía amarrado el pie?... Reconozco que èste relato me ha costado asimilarlo :(

Saludos Lee...

;o)

Lyzzie -

Bueno Hechi pues ya somos dos que la hemos leído más de una vez. Es que la leo y veo una historia normal, pero si me pongo a analizarla, creo descubrir entre líneas siginificados distintos...Nada chico, que me sigues sorprendiendo de una forma increíble!! Miles de besos!! Y perdón por desaparecer tanto últimamente :(!!

hechi -

Reconozco Luis, que tuve que leerlo dos veces pues siento la historia de forma que no me termino decantar por una de las dos visiones contradicitorias a las que no puedo evitar ir, por un lado podría tratarse de una historia metafisica??? de superación o incluso de muerte no física para renacer de nuevo( esa era la idea cunado dijo dos días y estar como nuevo), por otra parte puede verse lo palpable una irresponsabilidad, pero me quedan dos preguntas sin responder¿ qué era aquello que le quitaba el sueño???
Y por que se ato ese tobillo...y al final la duda, por que sé que hay está la clave pero aún no la pille...
KAtxis,
buenisimo
muá

luz blanca -

Y otros Lee, sabemos sin necesidad de probarlo que el sexo está muy ricooooooo y si te rocias la mano de gasofa y prendes fuego te la abrasas. Por eso yo, sí qué comprobé lo del sexo, porque tenía la necesidad de practicarlo, y porque si no me hubiera gustado mal menor. Pero vamos, no tenía ninguna necesidad exitencial de ver que pasaba si me quemaba la mano. ¿Qué no ardiera?. Coño, bueno, en ese caso lo mismo me hubiera ganado la vida en un circo...jajajajaja.
Besitos.

LeeTamargo -

...Lo cual demuestra, amiga Luzblanca, que traspasar los límites del conocimiento resulta peligroso. Claro que unos necesitan experimentarlo y otros aprenden y lo enseñan.
SALUDANDO: LeeTamargo.-

luz blanca -

Yo tengo una amiga que padeció una infancia-adolescencia experimental. Quería comprobar por ella misma hasta lo más evidente. Yo siempre andaba acojonada pensando, cómo le de por meterme un palo por la boca y sacarmelo por el ano, cuál pincho moruno para ver lo que pasa que dios me pille confensada. Es que hay peña que tiene una sed de sabiduría que raya la gilipollez.
Besos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres