Blogia
LEE TAMARGO

MEDIA DISTANCIA

MEDIA DISTANCIA

    La noche tiene nombre de calle en cualquier lugar del mundo y, en aquella ciudad, una tenue sombra alargada hacía las veces de guía entre un laberinto de misterios presentidos. De sus años de navegación había aprendido a mantener tenso el resorte que envuelve los recuerdos y ahora se sentía capaz de pulsar el hilo invisible que los aviva. Fue tal vez por eso, tal vez por el rastro inconfundible que el salitre proveniente del puerto dejó a su paso que penetró en la atmósfera calma de la calle, un río de luces que ascendía con sus orillas salpicadas de locales nocturnos, ávidos de otra dosis nueva de bullicio. La música de los bares salía al encuentro para invitar al instante, sin apenas transeúntes, se podía distinguir del espectáculo solo por la cadencia o lo estridente del ruido. Aventuró sus pasos tras la cortina de humo que daba la bienvenida entre sones del trópico, orquestados y rítmicos, y ocupó el lugar donde la barra se curvaba, esquivando una columna para observar mejor la pista de baile. Un tumulto de cuerpos seguía el compás -danzar era imposible- con movimientos sinuosos y, en las mesas bajas, las parejas solazaban sus conversaciones de besos y abrazos fundidos. Por segundos se caldeaba el ambiente y, a los pocos minutos, no podía evitarse formar parte de aquella vorágine frugal y embaucadora de atractivas promesas a cual más tentadora. Bellas mujeres paseaban su estilizada figura en busca del galán perdido, otras esperaban y, mientras, soñaban con lo que hablar, incluso con bailar. Ellos en grupo, apostando atrevimientos sin conseguir desafiar su naturalidad, porque era su fiesta de alcohol, otra de tantas, voces, griterío, salto, contorsión... En la esquina una guapa muchacha lloraba el asedio, corridos los ojos, hasta que una amiga llegaba al rescate y ambas huían hacia el aseo con el gesto acostumbrado de la diversión maltratada. No tardaron en acercarse, no pudo observar si salieron del mismo nudo del tumulto o si, a modo de espejismo calculado, coordinaron su cómplice estrategia, pero enseguida supo que venían hacia él... Tampoco le pasó desapercibido el aroma perfumado de sus hermosos cuerpos mientras coqueteaban con el acicalado joven que tenía al lado, junto al mostrador, algo amanerado quizás o, al menos, también eso le pareció a él. Ante la dificultad por escucharse los tres optaron por alejarse de los altavoces hacia el fondo, al amparo de la penumbra. Luego, cuando parecía que la melodía iba a reemplazar el halo embriagador impuesto por el ritmo, le distrajo el forcejeo dentro de la pista, un par de mozos de seguridad se abrieron paso hasta el lugar de la pelea, gritos, chillidos, alguno histérico, y puños en alto que ensanchaban más aún el escenario del incidente, casi anunciando el final obligado de la velada.

   En la calle le pareció vislumbrar el rostro de alguien conocido, pero al fijarse con más detenimiento comprobó el desliz de su intuición. En otros viajes aquel sexto sentido le había servido de gran utilidad para conocer nuevas gentes y vivir originales experiencias, inusuales y arriesgadas incluso, pero ahora era un veterano que no buscaba nada, casi se conformaba tan sólo con vagar y respirar junto al deleite mismo de la aventura. Todo en aquella empinada cuesta le resultaba demasiado familiar y encaró las escalerillas que por una transversal abandonaban la iluminación de la calle. Cada peldaño, cada rincón, cada paso que daba era el mismo camino de siempre, cada fachada, cada balcón parecían hablarle, contarle secretas confidencias de otro tiempo... Él también reconoció el portal, la madera arañada del posamanos en el rellano de la escalera, los marmóreos escalones de bordes desgastados, de tantas idas y venidas, las macetas descoloridas del descansillo y el olor a vegetal, denso. Giró despacio la manecilla al abrir y entró en silencio, intentando evitar el tablón flojo del pasillo que rechinaba. Pasó de puntillas delante de la habitación de los niños como si todavía durmiesen ahí, como si no tuvieran ya su propia casa. Antes de entrar al dormitorio se acercó al despacho y posó la chaqueta doblada sobre la silla y, durante breves instantes, contempló la foto de la jubilación y la placa que le regalaron en la despedida... Luego, entró al cuarto donde dormía su esposa, se desvistió y, sentado en la cama, se descalzó para acostarse con cuidado de no despertarla, aunque ella ya le había sentido llegar. Ella sabía que después de tanto trabajar le gustaba darse un garbeo y, sobre todo ahora, después de toda una vida de viajes se conformaba con sentirse cerca del lugar que amaba. Ella sabía que le gustaba acercarse a visitar la calle donde nació. Era su viaje de media distancia, el único que le quedaba.


http://soncuadernos.galeon.com/amediadpdf.pdf
 *”Es una Colección de Cuadernos con Corazón”, de Luis Tamargo.-

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

22 comentarios

LeeTamargo -

...Por eso nos acompañan los justos y los empleamos con el mejor de los tratos. Nos cuidamos, Comella...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

Comella -

Los recuerdos son un arma de lo más poderosa. Un saludito Luis, cuídate :)

LeeTamargo -

...Si bien en esta historia se trata de un viaje interior no cabe duda, Corazón, de que los viajes sirven para conocer nuestro límite y sentido verdaderos. Gracias por escucharme, amiga... ME ALEGRO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Pues de eso se trata, Eliza. A pesar de que no es posible la vuelta a atrás y de lo avanzado del viaje necesitamos que nos cuenten esas historias mientras nos arropan, a poder ser. ¡Gracias por tu lectura!
TE SALUDO: LeeTamargo.-

Corazòn... -

Hola Lee :)

Ha sido un viaje atravès de los recuerdos muy grato. Cierto, quièn no ha hecho uno de ellos a lo largo de su vida :) Pero que bien saben :-)

Oye Lee, de verdad es un disfrute escuchar tus poemas y relatos de voz propia. Enhorabuena :)

;o)

Eliza -

"Tengo a veces deseos de ser nuevamente una niña...Y en la hora que estoy afligida volverte a oir... De pedir que me abraces y lleves de vuelta a casa... Y me cuentes un cuento bonito y me hagas dormir"

LeeTamargo -

...Pues sería un honor, Zuriñe, puedes leer este mismo u otro con el que te sientas más identificada o que te guste. Elige el que quieras, amiga...
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Agradecido por tu visita y lectura, Caboblanco. Me alegro de que así lo aprecies...
OK, NOS LEEMOS:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...A través del viaje maduramos, pero algunos recuerdos nos siguen acompañando. Agradecido con tu visita, EntreTaulíneas...
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...¡Agradecido, Cieloazzul! Recuerdos que no se apean de un viaje que nunca deseamos abandonar... GRACIAS, AMIGA:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...En efecto, Luunna, la distancia y el protagonismo cambian, son diferentes, pero sirven de guía y ayuda a los que también iniciaron ya ese camino...
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...La poesía nos acerca a media voz, a media distancia: ¡Gracias, Unda, me alegro!
TE SALUDO, AMIGA:
LeeTamargo.-

Zuriñe -

Me gustan mucho tus comentarios, y más tus textos. Te gustaría que leyera uno en Radio Mai? para variar un poco, sería curioso. Ahora he mejorado las grabaciones, y quedan mejor que la última que se oye mal. Un abrazo, gracias por tu comentario es muy acertado.

caboblanco -

Pues sí, muy hermosos recuerdos y muy bien sentidos...

tt -

Tiempo de viajes y recuerdos. un saludo afectuoso.

cieloazzul -

Hermoso paseo por los recuerdos...
besos, LEE, lindo inicio de semana.

Luunna -

Cuando llevamos ya unas cuantas decadas vividas,sabemos que el protagonismo lo tienen los otros los que empiezan a caminar por la vida, por lo tanto nos conformamos con ir viendo como recorren ellos esa distancia,pero nos queda el sabor de tambien haberla vivido a mil, bueno los que puedieron y se atrevieron..
Un abrazo Lee ,te sigo leyendo
Luunna

Unda -

Llevo días queriéndote contar que me ha encantado poder oir tus textos de tu voz, también parece un viaje de media distancia escucharte ;)
Un beso

LeeTamargo -

...Nadie volvió para contarlo, Alma, aunque tal vez seamos una especie de viajeros aquí y allá, en pos de la eternidad. La idea resulta atractiva, ¿por qué no...?
TE SALUDO: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Yo creo que sí, Trini. Pueden diferir algunas etapas o ser más o menos conscientes de ello, pero todos tenemos ese viaje en común. ¡Buen fin de semana, disfrútalo, amiga!...
GRACIAS A TI:
LeeTamargo.-

alma -

"Era su viaje de media distancia, el único que le quedaba."
Esa frase quedó como una sentencia.
Fíjese que yo creo que hasta la muerte es el inicio de otro gran viaje...quien sabe, no?
;)

Trini -

Una vuelta a los recuerdos, a la niñez y a la juventud perdida, a las noches de música, despreocupación y baile. A los días soleados de tiempos más felices en que la soledad, ni la interior ni la exterior, dañaba el alma.

¿No hacemos ese viaje todos de vez en cuando?

Un abrazo Lee, que tengas un buen fin de semana.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres