Blogia
LEE TAMARGO

EN CIERTO SENTIDO

EN CIERTO SENTIDO

    Me di cuenta desde edad temprana, pero el primer recuerdo databa de apenas cumplidos siete años. Había olvidado el regalo de cumpleaños en la habitación de mis padres y, a medianoche, me entró la imperiosa necesidad de tenerlo entre mis dedos. Aquel soldado articulable era una especie de mascota y, desde mi cama, fui el primer sorprendido al comprobarme observando el dormitorio contiguo con toda clase de detalles. Ellos dormían a pierna suelta mientras, asombrado, recorría cada rincón de la estancia, escudriñando todos los pormenores, hasta dar por fin con el juguete, posado sobre la silla.
Años más tarde, en el Instituto, tuve una experiencia singular con la profesora de idiomas, una mujer de porte elegante que compaginaba perfectamente con aquel obsesionado interés suyo por la correcta dicción. No dejaré de reconocer que su atractivo repercutía en los maleables moldes de un muchacho en pleno proceso de desarrollo, vamos, que me gustaba. Quizás influido por ello, por sus maneras o por el perfume y la exquisitez de ropas con que se ataviaba, en una ocasión, pude contemplarla también durmiendo junto a su pareja, un señor gordinflón de acicalada barba. Su dormitorio, de aspecto pulcro, respiraba un aroma de esencias. Acabé el curso con la mejor puntuación en su asignatura y, además, con la felicitación de la propia profesora, sí, una perfecta señora. Para entonces era ya consciente de que podía entrar en otros sitios, aunque sin saber muy bien lo que hacer una vez allí; me fascinaba poder contemplar el lugar, los objetos, los gestos imperceptibles del rostro o los movimientos del cuerpo. Había aprendido a moverme, superado el desconcierto inicial. Podía ver mis manos y escuchar, pero resultaba imposible tocar nada, siempre que lo había intentado había terminado por despertarme de forma brusca y sudoroso, así que opté por el disfrute inocuo de la situación. Posteriormente, me fue de gran utilidad para el trabajo la información proporcionada por tan particular habilidad… Recuerdo a aquella directora general que no hacía sino extorsionar los esfuerzos de sus empleados, con la velada amenaza de que un hogar que se precie semejaba los mismos sacrificios que la empresa. Sin embargo, mis sospechas iban cobrando forma pues nunca logré introducirme dentro de su alcoba. Aquella mujer nunca durmió acompañada y, tras su caparazón, debía de sentirse de verdad sola.
Con el paso de los años he ido adaptándome a los misteriosos caprichos a los que me somete esta extraña percepción, pues nunca soy yo quien decide el momento o con quién experimentarla. Desde mi cama, como si estuviera dormido, puedo presentarme en otros lugares a millas de allí y observar aspectos inverosímiles de gente, casi siempre cercana a mí por algún motivo desconocido, aunque revelador.
El nuevo Gerente se incorporó hace un mes en unos cruciales momentos para la Compañía y, para mí, necesitado de esa normalidad, capaz de alejar cualquier nubarrón de incertidumbre, sobre todo ahora que acababa de firmar la hipoteca de la nueva casa. Quiero dar a Lena y a nuestro hijo, Tomy, unas comodidades mejores y bien merecidas. Con esa intención, la noche anterior estuvo de invitado en la casa estrenada y de la que me siento tan orgulloso. El nuevo Jefe se despidió a medianoche, había tarea acumulada que adelantar al día siguiente. Pero de madrugada, sin proponérmelo, me introduje en su dormitorio… Jadeaba entrecortado, a pesar de ser joven. Observé el rostro de la mujer de melena rubia que descansaba a su lado, algo mayor que él; las ropas descansaban esparcidas por el suelo sin orden ni concierto… Volví a acercarme a la mujer y, horrorizado, comprobé que se había convertido ahora en una morena, más joven que la anterior. El Gerente resoplaba en camiseta de tirantes, el pijama, arrugado a los pies de la cama, cayó al suelo cuando dio media vuelta… Desperté inquieto, al intentar jalar de la manta, cuando descubrí que la mujer acostada era ahora otra distinta, de pelo castaño corto, que resoplaba casi más que él… Quise advertirle, pero algo no me dejó.
A la mañana, en el desayuno, Lena opinó sobre las incidencias pasadas…
–Se notaba que lo hacía por cumplir, aunque espero que quedase contento.
Sin embargo, fueron las palabras de Tomy las que acertaron a despejar las dudas en cuanto abrió la boca:
–…¿Pero cuántas mujeres tiene ese hombre?...

Su pregunta me dejó perplejo, mientras la madre ignoró la aparente incongruencia. Tomy es un buen muchacho, deportista, está creciendo fuerte; quizás deba estar más cerca de él, ahora que su formación es tan decisiva. Algo me dice que, digno de su padre, aunque nunca antes lo hayamos comentado, en cierto sentido, nos entendemos.

 

*Es Una Colección “Son Relatos”,  © Luis Tamargo.-
http://soncuadernos.galeon.com/pasajeroslupdf.pdf

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

26 comentarios

LeeTamargo -

...No sólo se heredan los millones, White.
Blogia tiene días y días, a todos nos pasa. Gracias por acercarte, amiga...
NOS LEEMOS: LeeTamargo.-

white -

No sé por qué pero me cuesta muchísimo entrar en blogia, llevo un montón de retraso, pero si los hados me dejan, podré ponerme al día pronto.
Curiosa herencia.
Saludos

LeeTamargo -

...Para escribir hay que poner a trabajar los sentidos, Alguien, al igual que para leer. Pero escribir es una gozada en muchos sentidos... TE SALUDO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...A todos nos ha ocurrido alguna vez, Cieloazzul, tampoco hay que obsesionarse. No dejes de dormir por eso... Jeje
ME ALEGRO: LeeTamargo.-

alguien -

En cierto sentido los dias pasan, como pasan los años y como pasa la vida, los recuerdos continuan entrelazados en el tiempo del olvido, del universo, en cierto sentido escribir historias es algo agradable..

cieloazzul -

wow LEE, me dejas con escalofrío...( ahora dormiré con pijama no sea que... jajajajaj)...
será lo que se conoce como viajes astrales?...
mi hija habla de esas experiencias y antes, no le dabamos mucha importancia, hasta que nos dejó helados con un objeto que habia perdido mi hermana, y mi hija unos dias despues despertó diciendo, \\\" sabes dónde está el cargador de mi tía?... debajo de un montón de revistas debajo de la escalera... ahi lo ví mientras soñaba...2 y en efecto... ahí el aparato extraviado y nosotros impávidos...
en fin..
Dones otorgados :)
muchos besos...

LeeTamargo -

...Por supuesto, Santino, no te equivocas. El escritor se adentra en otras mentes, actitudes o situaciones. Es el mismo efecto esponja que tienen tan desarrollado los niños (que tenemos) y que,
a estas alturas, llamamos capacidad de observación, un dejarse ir que nos empapa de aquello sobre lo que estamos concentrados. El escritor o el artista -incluso el pintor cuando observa y piensa en trazos
o colores- se funde con la realidad para crear otra. Nos muestra, nos enseña... No es tontería, es un arte,
es conocimiento y creatividad, es una maravilla. Estoy de acuerdo, amigo.
SALUDÁNDOTE: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Magia y realidad comparten la velada. De eso se trata, Zuri, de cuidar el ambiente. Me alegro de que estés como en tu casa, amiga... TE SALUDO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Perder el misterio de la infancia, Dari, eso sí que es una lástima. Tiene que ver con desear, pero hay quienes ni se dan cuenta...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Dejar de ser es un precio demasiado caro por crecer, Eliza; no existe problema que se lo merezca...
SALUDOS, AMIGA: LeeTamargo.-

Santino -

Con tu permido, Tamargo, voy a aventurar una lectura metaliteraria, aún a riesgo de equivocarme. ¿Quién puede ser ese hombre que tiene el don de penetrar en las intimidades de otras personas sin ser visto sino un escritor? ¿Acaso cuando tú escribes tus relatos no estás abriendo un agujerito a través del cual nos muestras la vida de unos personajes que no son conscientes de que están siendo observados o mejor dicho leídos? En todo escritor hay algo de fisgón (en el buen sentido de la palabra) en tanto que nos muestra la historia de gente que no conocemos. Es una suerte que sea así.

Perdona si dije una tontería. Un saludo.

Zuriñe -

Es original el relato sobre poderes sensoriales. Resulta a la vez muy terrenal y sensato. Me gusta lo de la taza, yo que soy tan cafetera. Me da sensación de hogar, amigos, recogimiento, tertulias.

Darilea -

La edad nos hace descubrir muchos misterios que de mayor
ansiariamos no haber descubierto.
Beistos Luis, un placer descubrirte siempre.

Eliza -

Muy curioso eso que comentas... Yo cuando era pequeña era muy observadora...

LeeTamargo -

...Estar dispuestos a descubrir siempre ayuda, Corazón. El chiquillo descubrió que el jefe de su padre era un mujeriego. Y el padre descubrió que le unía a su hijo más de lo que imaginaba... GRACIAS A TI:
LeeTamargo.-

Corazòn... -

Hola Lee :)

Desde pequeños vamos desarrollando esa capacidad de descubrir por si solos los misterios que nos presenta la vida y que poco a poco vamos encontrando un por qué y logramos al fin atar cabos :)
Hay situaciones a las que no se da crédito, tal vez por qué nosotr@s no somos capaces de realizarlas pero hay personajes que se las gastan y si :( Como ese hombre que tenía su propio harem.

Un saludo y feliz fin de semana.

;o)

LeeTamargo -

...De ahí que al crecer, Gemuina, unos mantengan la venda más limpia que otros. Sin duda, prefiero gozar de esa capacidad que ignorarla...
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Bueno, Caboblanco, no se apure usted: ese es un engaño zafio al lado de todos los beneficios que aporta la infancia...
NOS LEEMOS: LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...Por supuesto, Unda, se trata de lazos invisibles. Lo curioso de esa capacidad especial no debe ocultarnos que tampoco es exclusiva nuestra; de ese modo no olvidaremos darle buena utilidad... OK, TE SALUDO:
LeeTamargo.-

LeeTamargo -

...No cabe duda, Alma, de que existen habilidades que no se aprenden y para las que no se educa. Damos mucho más de sí del límite al que se empeñan en ajustarnos...
GRACIAS A TI: LeeTamargo.-

Gemuina -

Buenas Lee,
es difícil advertir a quien tiene los ojos vendados, un niño la mayor inocencia puede ser el amyor pregón ante ello.
Saludos

caboblanco -

Para mi desgracia, yo pillé a mis padres muy prontito con aquello de los regalos de reyes y demás, y por listo, me tocó jorobarme y empezar a pasar navidades de lo más sosos, sin reyes, sin regalos que pareciesen regalos, sin anís para sus majestades...

Unda -

La complicidad entre padre e hijo más allá de los límites mentales establecidos.
Cuando menos es curiosa esa posibilidad de poder ver sin ser visto.
Un saludo

alma -

Es que lo límites los pone la mente. La percepción es la llave a otras realidades, mundos inconcebibles...

LeeTamargo -

...Es que hay familias muy particulares, Trini. Pero sí, digamos que todo queda en casa... Jeje
GRACIAS, AMIGA: LeeTamargo.-

Trini -

\"De tal palo tal astilla\" Los mismos poderes sensoriales.
Ahora ya sabe el padre que mientras duerme tambien puede ser observado...
Un abrazo Lee.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres